lunes, 13 de abril de 2015




Por EDUARDO GALEANO proclamo LUTO UNIVERSAL, porque su pluma fue tan contundente como la espada de los Libertadores. ¡Lo hiciste bien, muy bien, Galeano! y por haberte tenido, que se alegren los pueblos oprimidos y los recién liberados.


Conservo aún la primera edición de Las venas abiertas de América Latina, libro que marcó mi carrera como profesor de Historia de América. El cuento es largo, y como me está llegando la hora de recapitular, lo incluiré en lugar privilegiado.

viernes, 10 de abril de 2015



ALDANA NO ESTÁ AQUÍ, LA BURRA NO SE VENDE



Hermosa casa a la vera del camino, con corredor empedrado y banca larga para pasar el rato o ir apresuradamente a sentarse como si horas se llevase allí, cuando se percibía un trote de caballo, un grito de arriero, el latido de los perros de la casa de más arriba, señales inequívocas de que alguien venía camino a Yegüines, y poder averiguar.  Petra era asidua del corredor, pero le estaba vedado el placer del chismorreo, porque era sorda como una tapia; pero lo que le faltaba de oído le sobraba de vista, y su placer era escudriñar la ladera de la montaña del frente, para deleitarse con los cambios de las tonalidades de verde, ver meterse o retirarse la neblina y hasta descubrir cualquier presencia, como la vez que oteó una lapa y dio el aviso para que la fueran a cazar.  Esa noche comieron locha, porque la lapa no apareció, pero un venadito bien formado se puso a tiro de escopeta.
Por su condición, siempre la sorprendían los viajeros cuando aparecían en el trozo del camino que se dominaba desde la banca, y sin detenerse o haciéndolo muy brevemente, saludaban, preguntaban, bendecían.
–Buenas tardes le de Dios. ¿Falta mucho para el pueblo?, requería un viajero con aspecto de cansado.  –Aldana no está aquí, la burra no se vende, ripostaba Petra.
–Las ánimas me trajeron con bien, y así me han de llevar.  La quebrada estaba turbia y no llené la tapara, sería que me puede dar agua que mi Dios se lo agradecerá… Y Petra, –Aldana no está aquí, la burra no se vende.
–¡Hijuele solazo! Parece de julio y apenas estamos entrando en marzo, pero así y todo que las tardes sean muy buenas.  –Aldana no está aquí, la burra no se vende.
–Buenos días mi doña, me dijeron que por aquí hay una finca en venta y estoy interesado… –Aldana no está aquí, la burra no se vende.
Y así, ante todas las gesticulaciones sin sonido de quienes transitaban el camino, Petra repetía –Aldana no está aquí, la burra no se vende.  Y era que Aldana, unos días antes le había hecho entender, entre señas y gritos, que si alguien venía y preguntaba por la burra, le dijese que él estaba ausente y que la burra no estaba en venta.
Cualquier parecido de esta historia de Yegüines con la realidad de los dirigentes y militantes de la ohposición, es mera coincidencia.  La sordera total los encallejonó en la misma retahila sobre el régimen, sin ton, son ni cordura.






















martes, 31 de marzo de 2015



LA MUJER DEL TAMBORERO

 

Dedicado a un sector de los escribidores revolucionarios atrincherados en aporrea.org




El tamborero era el colmo de los impuntados de Yegüines y sus alrededores, pero no por eso se le dejó de querer.  En el puente de zinc, el Calvario o en la misma plaza, en el lugar acordado para cada tarde de buen clima llevar silletas o banquetas y platicar de las cosas notables que ocurrían en el pueblo, como la cacería nocturna de la fara ya muy cerca del árbol de las gallinas de Agapito, el perro que arrastró por toda la calle real un feto de becerro que se robó en el matadero y así se descubrió que los peseros estaban carneando vacas, la salud del tuberculoso que sobrevivía aislado en un cuartucho río arriba, el pronóstico del tiempo según el clamor de los huesos de todos quienes habían sufrido fracturas, cosas muy importantes de conversar hoy para que al día siguiente el pueblo fuese el mismo, y sobre las cuales nunca había mayor discrepancia y la conversa se iba en agregar o regatear detalles.  El tamborero era asiduo y era el único en opinar siempre distinto; que si la fara era gris, él que no, que era negra; que si el mojicón de las Pelayo era mejor que el de los Galavís, él que no, que era mejor el de Doña Angelina; que si ayer bajó de la Serranía Prudencio después de tres semanas sin visitar el pueblo, él que no, que no bajaba desde hace dos y media; que si en la Tierra Llana estaba lloviendo mucho, él que no, que la sequía no se aguantaba; que si Félida pariría en febrero, él que no, que esa barriga aguantaba hasta bien entrado marzo; y así, sin mala fe ni cosa que se le pareciese, le llevaba la contraria hasta al mismo cura en cuestiones de catecismo.  Todos eran expertos en lidiar las tardes de cháchara con el tamborero y matizar la contradicción para que se sintiese contento; en fin, se trataba de asuntos tan importantes, que bien valía la pena llegar a acuerdos.  Pero pobre de la mujer que le tocaba el día a día con el tamborero, que ya ni hablaba, para que no le cayera siempre la opinión contraria.
¿Qué cipote estaba haciendo el tamborero cerca del río esa noche de creciente?  Lo cierto fue que se supo que había caído al río y todos lo dieron por ahogado.  Tocaba buscar el cadáver y se organizaron cuadrillas que bajaron por las orillas, hurgando en los pozos que se hicieron, en los torrentes obligados por piedras cercanas, y más allá, hasta donde creyeron que había alcanzado el agua de la creciente.  Así,  buscaban río abajo,  salvo la mujer del tamborero, que buscaba río arriba.  ¿Cómo diantres creen ustedes –decía– que el impuntado del tamborero iba a opinar como todos y ahogarse río abajo?
Lean aporrea mis amigos, para que vean el concierto de tamboreros impuntados en todo lo contrario de lo que hace el gobierno.  Cuando nos alcance la creciente, a todos tendríamos que buscarlos río arriba, por allá en las fuentes donde bebe la oposición.





lunes, 16 de marzo de 2015




¡OHBAMA!... O LA VENTOSIDAD DEBAJO DE LA COBIJA



La caterva de presidentes recientes de EEUU tiene un denominador común, la ignorancia.   Tan instaurada en cada uno, es difícil deducir si Bush era más ignorante que Clinton o menos que Carter; si  Johnson lo era más o menos que Reagan o si se trataba de la misma bobera u otra distinta.  Unos la reflejaban en la cara, tan atochados eran; otros parecían  vivos pero eran solemnes pendejos.  Fueron por el mundo dejando a su paso subproductos de esa ignorancia, para solaz de los medios que, haciendo hincapié en ello, ayudaban a soslayar la letalidad de sus acciones. 
La estolidez no es óbice para que sean millonarios y cobren caro por memorias,  conferencias, clases, por insulsas que sean,  porque quienes pagan en el retiro recibieron antes trato favorable.  Tampoco debe admirar que mientras más estúpidos, más comprometidos con el complejo industrial militar, las trasnacionales monopólicas, el sionismo y con el ejercicio del imperialismo que esto conlleva y que conduce a invasiones, genocidio, asesinatos y el reguero de miseria que siempre hemos contemplado.

Y es que los norteamericanos no tienen alternativa.  La minoría votante lo hace bajo niveles de manipulación no presentes en sistemas semejantes, y hasta al fraude está sometida; son los intereses de la cúspide del capitalismo quienes imponen presidentes y  que de vez en cuando colocan un señuelo que ofrece un mínimo de cambios, relacionados con las situaciones más escandalosas del ambiente político.  Por este espantapájaros corren a votar los más “críticos” del sistema, quienes bien pronto entran a sufrir de frustración terminal ante el burdo incumplimiento de lo ofrecido.  Es el caso de Obama, que con sus  promesas se aseó íntimamente, y está estrujando el pañuelo usado en la cara de sus frustrados electores.  De paso, introduzco una afirmación que bien cabe aquí: tiene más opciones políticas, y por tanto mayor criterio para emitir su voto, un indígena de la Amazonía boliviana que un elector de Filadelfia, “cuna de la independencia norteamericana”, afirmación que estoy en capacidad de defender.
En este momento,  la diplomacia norteamericana nos tiene al borde de una guerra que puede ser la última.  La estupidez de Obama, su desconocimiento de la historia, la sobrevaloración del poder militar de EEUU, que influyen para que los “consejeros”, verdaderos receptáculos de la “sabiduría política” de los monopolios que realmente gobiernan, lo hagan actuar como un pelele.  Si China y Rusia estuviese gobernados por seres semejantes, perturbados y majaderos como Obama, ya estaríamos amolando las piedras para la próxima guerra.

En el caso venezolano, en la agenda de la petrofagia del imperio y afectada por el viraje reciente de la prelación del control absoluto del petróleo en el mundo, no era el momento de blandir el garrote.  Obama lo hizo y despertó estruendos que retumbarán durante bastante tiempo en los oídos del imperialismo.  En el mundo, las naciones callaron con complicidad evidente, u optaron por aliniarse con la Venezuela amenazada, y los pueblos están demostrando que no pueden dejar destruir la reserva de esperanza que significa el proceso venezolano.  En nuestro país, la bravuconada sirvió para la renovación de votos antiimperialistas, la imposición de camisas de fuerza, el ejercicio de la vergonzante actitud de opinar bajo parámetros acomodaticios y el poner en evidencia el descaro del entreguismo y la complicidad.  Todo lo anterior, en el ámbito de las actitudes y declaraciones, sin entrar a analizar los perjuicios ocasionados a los supuestamente beneficiados, que están echando  chispas por las orejas por el “favor” recibido.
Muy lejos de afirmar que no existe el peligro de invasión o que la fuerza armada no pueda parir emergentes para plegar a los designios del imperialismo nuestra Patria; todo lo contrario, considero que Venezuela sí es una amenaza para el imperio, que si no mlitar, igualmente letal; y reconozco esos peligros como riesgos históricos, que para sobrevivirlos es necesario mantener la preparación para la guerra asimétrica, colocando a fuerza armada y pueblo en el trance permanente de defender la Soberanía, y ajustar la participación en las agresiones de cuarta generación de que estamos siendo víctimas.

Lástima que en nuestra realidad inmediata la coyuntura política no haya sido aprovechada integralmente para debilitar posiciones enemigas, falla que debe atribuirse a la manifiesta incapacidad de quienes dirigen la información, propaganda y agitación, que ni lavan ni prestan la batea.



miércoles, 11 de marzo de 2015






 ¡NOS MATARON AL PRESIDENTE!




Esto no es un cuento; mis cuentos sobrevivientes los recopilé en “Historias fabulosas de tiempos verdaderos” y los comparto AQUÍ

https://onedrive.live.com/?cid=25BBDACA57D44B11&id=25BBDACA57D44B11!105

Esto es una "historia verdadera de tiempos fabulosos" , resumida de un escrito mayor,  que evoca otra con igual título, que se convirtió en terrible realidad.
En época de mi Comandante presente y actuante, compartí un viaje entre Táchira y Mérida con un soldado de la FAB.  Locuaz, no paraba de hablar de los temas que sutilmente le proponía; así, me enteré de las habas que se tostaban en ese momento en su ambiente militar.  Estuvo destacado en la frontera y su experiencia no fue buena; por ejemplo, una vez, “por una toche batería de la radio” estuvieron a punto de caerse a plomo dos patrullas, creyéndose enemigos. Y no era el único problema de equipamiento, porque podía faltar de todo.  Eso fue al comienzo de su servicio, porque después descubrió bondades del ejército que lo entusiasmaron, los cursos.  Si solicitaban voluntarios para uno de cocina, se ofrecía con rapidez;  si para curso de mecánica, armamento... siempre era candidato; y así, de curso en curso evitó las tareas más duras, como algunas guardias y patrullaje.  Olvidaba advertir que, campesino tachirense, tenía una conciencia de clase muy asentada y admiraba al Presidente Chávez, por lo que se buscó como pudo un curso para guardia presidencial.  Varios grupos optaron por clasificar para convertirse en guardias del presidente; entrenamiento especializado, charlas de formación política… hasta el momento de la verdad, la prueba de selección.  En este estado dejó el cuento, lo que me obligó a preguntarle si lo había aprobado.  Con cierto dejo de tristeza, me dijo –¡no! porque nos mataron al Presidente.  Qué iba yo a imaginar que el pingo coronel que estaba pegado a él era el que le iba a pegar los tiros.  Tan pendiente que estaba, dispuesto a morir por él, mirando cada detalle de la gente que estaba cerca, buscando sospechosos… pero no,  fue el coronel el que le metió tres tiros de nueve milímetros, y yo con esas ganas de vaciarle al bicho la cacerina completica, pero no pude porque se arremolinó mucha gente.
Celebré la forma de contar el fracaso del curso para guardia presidencial, y en el momento pensé que eso no sería así, porque el Comandante tenía que conocer muy bien a los oficiales de su entorno inmediato.  Me equivoqué, como le pasó a él, la historia nos está develando que no fue así.  ¡Nos mataron al Presidente!




lunes, 9 de marzo de 2015


NICHOS PARA PASAR EL RATÓN DE LA GUERRA ECONÓMICA







Conozco a gente que si bien no era patria-o-muerte, se empataron con Chávez y su sublime locura.  Pasaron firmes todas las pruebas a que fuimos sometidos y, con el temor natural, atravesaron los mares difíciles sin oír los cantos de sirena.  Allí estaban, mirando alegres el futuro, orgullosos de lo que estaban aportándole, hasta que sobrevinieron los  efectos de la guerra económica y no supieron determinar de dónde venía el fuego, y se convirtieron en víctimas colaterales.  Apabullados por la escases, la especulación y las colas, afectados por la inflación –realidades, no lo dudo– rindieron sus banderas y se ubicaron en nichos alternos, algunos colindantes con la oposición desalmada.

Nichos heterogéneos.  El más socorrido es un territorio indefinido, gelatinoso, ni de aquí ni de allá, donde se parapetaron para disparar tiritos fríos contra los males que atentaron contra la comodidad y la abundancia artificial que desde tiempos recientes habían gozado; pero como el parapeto necesita ser reforzado para permanecer en él sin vergüenza, se van deslizando sin proponérselo hacia los abismos de la contra.

Hacer mutis es otro de las oquedades de refugio, y cuando expresamos ¿qué será de la vida de Fulano que anda perdido? ya la evasión se ha cumplido.  Se pierden y se van enfriando, como muriendo en vida, porque en tiempos difíciles como este, es el calor de la lucha lo que nos mantiene vivos.

Los barracones de los dioses son de los más ostentosos abrigos, aún para descreídos de toda la vida; el misticismo es cómodo y capaz de solazar al más golpeado, y el privilegiar la unión del alma con la divinidad, desde muy antiguo tiene más mérito social que enfrentar las dificultades. 

En oportunidades la fuga está muy bien justificada.  Cuando la crisis quiebra un modo de vivir, cuando te acogota y te sume en el desamparo, quizá el huir sea la salida más inmediata; pero cuando el gemir se sustenta sobre la falta de papel higiénico, champú o productos alimenticios sustituibles, sobre la visión de estanterías vacías, sobre las trampas caza bobos montadas por agentes de la subversión, la vaina denota una miopía extrema, una inconsistencia deshonrosa, y el traslado a los nichos intermedios hay que aplaudirlo… en quince años otros se han quedado en el camino por menos y, lo contrario a lo que propugna un perjudicial dicho, quien se va sí hace falta.

También se puede huir hacia delante.  Sucede cuando se prorratea la explicación de la crisis entre los dos ejércitos beligerantes, como si mas que participante en uno de ellos hubiese sido mero espectador.  En el caso, se opta por salirse por la tangente y, en lugar de reforzar la vanguardia de mi gobierno, me radicalizo en la periferia de la batalla, pasando a ser espantapájaros en lugar de combatiente.  Examinar la historia de las revoluciones instruye sobre el surgimiento de radicalismos en los momentos difíciles de los procesos, su inutilidad y los daños que ocasionan… no podíamos ser excepción.  


 


sábado, 7 de marzo de 2015

 

 

Hablando de comunicación, propaganda y agitación...

¡QUÉ SABE BURRO DE FRENOS!


No ha tenido “suerte” el PSUV-Mérida en eso de la COMUNICACIÓN, PROPAGANDA y AGITACIÓN, área tomada por gente que no tiene idea de su cardinal significación, y que por eso tienen expuesto completamente el flanco mediático en la guerra política del estado.  Quietos como la quijada de arriba, esperando que les bajen trabajo para aplicar en la región las campañas nacionales, cosa que hacen medianamente bien, pero desentendidos de las particularidades regionales, que deben ser cubiertas con soluciones propias; desaprovechan coyunturas y hacen mal uso de los escasos recursos dedicados y, además, son  invisibles para la crítica y para la acción.  No exagero con estas afirmaciones; todo lo contrario, estoy siendo demasiado generoso.
 Y es que todo se estudia, y ese vicio parece no ser virtud entre quienes están enquistados en el área.   Verdad es que no existe una teoría acabada de la aplicación política en ambientes concretos de la teoría de la comunicación y la propaganda, pero en el ámbito debe privar el sentido común, alimentado con el perfecto conocimiento de la realidad y las líneas generales aportadas por los teóricos.  Y para eso hay que leer, estudiar, oír, discutir, abordando en equipo estas tareas con criterios doctrinarios definidos.   
Desde siempre la aplicación sistemática de la comunicación y propaganda en el estado ha sido deficitaria, pero desde el día siguiente de las elecciones presidenciales del 2013, se entró en un período de falta total de iniciativa comunicacional, situación que está lejos de normalizarse.  Una lucecita fulguró cuando fue abanderada la “Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Esteban Ruiz Guevara” (25/08/2014), con lo cual, como expresara el Gobernador Alexis, se estaba cumpliendo letra viva lo que el Comandante Eterno Hugo Chávez quiso y lo que el presidente de la República, Nicolás Maduro ha querido para activar todo el aparato propagandístico, publicitario y comunicacional con el pueblo.”  Animó de veras eso de “que se han realizado reuniones para dar todas las directrices de la gran explosión de propaganda en el estado Mérida”, y que “la Revolución estará en la calle demostrándole al pueblo todos los logros alcanzados en el país.”
No haré juicio sobre las circunstancias de la creación de esa brigada, ni balance de los resultados prácticos; sólo diré que ese día afirmé (está publicado) que era tiempo perdido si no se sacudía a todos los inútiles que habían conducido el área en Mérida, criterio que compartí y amplié con allegados a Esteban Ruiz Guevara, revolucionario por quien siempre tuve gran respeto y admiración.  Y aún cuando hubiese querido equivocarme, tuve razón.
Planificar y conducir una actividad permanente de comunicación, propaganda y agitación (orden preferido ante el APC oficial) que cumpla con los objetivos planteados en ese acto de abanderamiento de la Brigada Ruíz Guevara (además de otros que no hay necesidad de ir propagando por ahí) es perfectamente posible si se cumplen mínimos que en este momento no existen en la organización del PSUV-Mérida y que pasan por confiar en gente que sin interés por obtener cargos remunerados o poder político,  se ofrece para hacerlo… o para enseñarlo.  En materias como esta, reversibles políticamente, no se puede dar como prueba la publicación de un proyecto que contenga la estrategia comunicacional necesaria para retomar la iniciativa comunicacional perdida, en este momento, el más comprometido vivido por la Revolución Bolivariana.
Queda aquí, como quedaron las ofertas de participar en la elaboración de un programa integral para la campaña de María a la alcaldía, despreciadas por quienes no fueron capaces de cumplir con esa tarea absolutamente necesaria.
Pudiera no parecerlo, pero este escrito es continuación del que publicara en este mismo blog el 3 de este mes, “Formación “política” para la crisis… y para la guerra”, que no abandonaremos. 


Añadido, 9/03

Amenazas de Estados Unidos que pueden interpretarse como justificación de una intervención ya planificada; es decir, GUERRA en ciernes. 

¿Dónde está la campaña necesaria de información a los organismos del poder popular y al pueblo merideño? ¿Dónde la denuncia del silencio de la oposición entreguista, con nombres y apellidos de sus silenciosos dirigentes?  ¿Se ve alguna "pinta" en las paredes de la ciudad con las consignas patriotas que esta situación debe generar?  ¿Ya se inició la acción de propaganda y agitación coordinada en las redes sociales?  ¿Hay un plan para tomar instituciones de educación superior y media, mercados, plazas... para alertar sobre las amenazas contra la Patria?

De nuevo, ojalá y estén preparando esas y otras muchas acciones necesarias; ojalá hasta el último integrante de la Brigada Esteban Ruiz Guevara y de las que se crearon en todo el territorio del estado estén en acción; ojalá y la acción propagandística no se quede en costosos avisos en los diarios locales y en boletines de prensa que ni van ni vienen. ¡Ojalá! 





viernes, 6 de marzo de 2015



ENTÉRATE, HAY VIDA MÁS ACÁ DE FEISBUC...
PERO PUEDE DEJAR DE HABERLA 




¡Mierda, vienen elecciones!  Y no me estoy refiriendo a las de la MUD (mayo) y del PSUV (junio) sino a las que aún no tienen fecha pero son inexorables, en las que nos jugaremos a Rosalinda y su parentela, la casa, el conuco y los animales.  Los miopes hacen cuentas con la famosa división de la derecha; los présbites estamos convencidos de que así el candidato sea el cerdo más flaco, sucio y peludo de la piara opositora, todos a una van a ir a elegirlo para “salir de Maduro y los malditos chavistas”, y ese “todos” comprende los votantes históricos de la derecha y los deslavados por la guerra económica y sus secuelas.  Y de este lado sólo queda el piso–piso, casi catacumba, conformado por quienes sólo la muerte nos separará de la lucha por el socialismo.
El envenenamiento mediático acumulativo une más que lo que separan las tácticas de recuperación del poder; los dirigentes se pueden agarrar públicamente por la inmediatez terrorista o la espera electoral y parecer desunidos,  pero esa contradicción momentánea se resuelve cuando se de el campanazo de partida y arranque la campaña electoral burguesa, dominada por técnicas de convencimiento que van más allá de doctrinas y lealtades.
¿Qué queda? Pelear con uñas y dientes los votos de los más débiles, contra quienes  se dirigió la sustancia de la guerra económica y fueron emponzoñados.  Pelear los votos con tácticas creadas ex profeso, llevadas al margen de la acción oficial de la gran organización partidista, que iniciará la campaña cuando se determine oficialmente.  Y si bien el feisbuc, el tuiter y las  redes sociales en general pueden servir, debemos bajarnos de la nube y entrar en esa realidad macabra que está más acá.
Una línea de acción sería la realidad de que el retorno de la derecha al gobierno significa pérdidas específicas para todos los sectores sociales; unos más, otros menos, pero todos perderemos.  Determinar las pérdidas por clase no es difícil, pues basta con comparar los logros de la Revolución con la situación que viven los latinoamericanos con gobiernos burgueses.  Una campaña adelantada, con ese contenido expresado convenientemente y utilizando la artesanía creativa, puede librarnos de un concierto infinito de golpes de pecho y cataratas de lágrimas.  Como decía Camilo, la lucha es larga, comencemos ya; por lo pronto, creemos un instrumento mediático cerrado, donde apremiantemente discutamos contenidos, mecanismos de transmisión, áreas de aplicación…  Nos veremos para detalles. 













jueves, 5 de marzo de 2015


A DOS AÑOS DE TU DESAPARICIÓN FÍSICA,
TE HONRAMOS, COMANDANTE
 





CONTINUARÁS VIVIENDO ENTRE NOSOTROS
Y
SERÁS GUÍA PARA SEGUIR EN LA LUCHA POR UNA PATRIA Y UN MUNDO SOCIALISTAS

________________________________
 

DESCARGA AQUÍ "Bienvenido a la Historia Comandante) 

 

 

 

Al proclamar el Socialismo del siglo XXI Chávez se coloca en confrontación con la oligarquía de América Latina y con el capitalismo (Parte I) Mario Hernández

 

(Pulse el texto para ir al artículo)

 

 ________________________________


 

 




martes, 3 de marzo de 2015


FORMACIÓN "POLÍTICA" PARA LA CRISIS... Y PARA LA GUERRA











Afortunadamente en el PSUV de Mérida existen programas de formación política, y candidatos para los cursos que se imparten.  De un tiempo acá, el trabajo viene siendo entusiasta y sostenido, y numerosos personajes curtidos en otras batallas están volcando su experiencia e intercambiando saberes con generaciones recientes.   Ojalá esa línea de trabajo continúe, e incorpore aspectos que no pueden dejarse de lado en épocas de crisis y de preguerra.
Si no se conserva el gobierno, si la jauría capitalista recupera los espacios perdidos y avanza en los que se le disputan, podemos decirle adiós a esa parsimoniosa construcción de vías hacia la sociedad socialista que estamos viviendo; nos enterrarán más profundamente que lo que estábamos en el pasado y nos taponarán hasta los resquicios de la historia.  Y en eso de conservar el gobierno, la mayor responsabilidad recae sobre los actuales gobernantes, que deben gobernar en coherencia con los principios doctrinarios de la izquierda, completamente distinto de la forma de hacerlo el enemigo histórico.  Por eso, ante las frecuentes y evidentes contradicciones del gobierno, distante de las grandes líneas de acción planteadas en el Plan de la Patria y hasta de la lógica revolucionaria elemental, el resultado de los programas de formación tendrían que estar alimentando el ejercicio diario de gobernar, estructurando la necesaria coherencia entre doctrina y acción política.
En resumen, o se gobierna radicalmente distinto de como gobernó, promete gobernar o gobierna en los espacios que conserva la derecha burguesa, o perdemos el gobierno y sobrevendrá la catástrofe.  En la trampa de la lógica electoral burguesa, los votantes deben tener los elementos objetivos para diferenciar una forma de gobernar de otra, y decidir en consecuencia; de parecer iguales, lo mismo da votar por unos u otros.  Y esa diferente forma de gobernar lo establece el hacerlo apegado a la doctrina socialista, es decir, a las grandes guías dejadas por el Líder Chávez.  Supongo que es el objetivo apremiante de los cursos de formación que se están realizando.
 Otrosí: el muestrario de formas de derrocar gobiernos que se ha aplicado contra los gobiernos chavistas es el más vasto conocido, y todos han fracasado;  pero como el chavismo es un impedimento superlativo de la estrategia de dominio mundial del imperialismo agonizante, los intentos se reanudarán, y los métodos que quedan son mucho más contundentes que los aplicados sin éxito.  Ergo, preparémonos para esa maldición que viene azotando a la humanidad desde la disputa por la propiedad de una pieza de caza cobrada, allá por el paleolítico, la guerra, y necesario es vencer, como se repite en cada oportunidad parafraseando al inmortal Ribas.
Las características actuales de una guerra sostenida contra la concentración del poder tecnológico, la asimétrica, de cuarta generación, híbrida,  debe ser elemento básico de los cursos de formación de este momento histórico.  Nadie debe salir de un curso sin dominar la teoría, estar adiestrado y ser capaz de comandar un grupo de combate.  Y este planteamiento no es peregrino, sino ajustado a la prospección histórica.
Hay más aspectos inaplazables en cualquier curso de formación “política” en tiempos de crisis y preguerra.  Hablaremos pronto de la unidad agitación-comunicación-propaganda, de la inteligencia y contrainteligencia y, sobre todo, de la organización más efectiva para la guerra, la celular.  Hasta pronto, camaradas, y tengamos siempre presente que la burguesía no va a la guerra, sino que controla ejércitos clásicos o paga mercenarios. 



Las fotos fueron tomadas en el "Acto inaugural de la 4ta. cohorte introductoria.  Escuela de Formación Política Alí Rodríguez Araque. JPSUV Mérida" realizado el 28/02.




. 

domingo, 1 de marzo de 2015

 

@conatel,  @conatel,  ¿por qué has abandonado a TATUY-TVC? 

 



Hay verdades del tamaño de catedrales que pasan desapercibidas por quienes están en la obligación de advertir su presencia.  Pasa con la grave carencia de medios revolucionarios en Mérida, donde apenas sobrevive una que otra emisora “comunitaria” que conserva los objetivos para los que fue creada, que no está secuestrada por un vivo o que no haya sido convertida en mercancía y, como tal, vendida y comprada abierta o solapadamente.  No exagero cuando digo que el 98% de los medios del estado hacen coro con la oposición antidemocrática que azota al país, y esto no parece importarle a nadie.  Cada día los merideños somos sujeto sin alternativa de desinformación, falsedad, campañas orquestadas para producir desaliento, sobresalto y reacciones de rechazo del gobierno que nos dimos para encaminarnos hacia el socialismo, realidad mediática que está socavando el apoyo a la Revolución…  ¡Ni les cuento que pasaría si las elecciones pautadas para este año se realizaran mañana! 

Ante esta situación, pedimos a Conatel pronta solución para la situación de parálisis técnica de TATUY-TVC, y ante la reticencia a hacerlo nos preguntamos ¿De qué marca son las gríngolas de ciertos funcionarios de Conatel?  El abanico es variado; las hay marca ineficiencia, quintacolumnista, enchufado, caídodelamata, holgazán, indoctrinado, ignaro… con el  común denominador de que todas son catastróficas para la Revolución.  Y los funcionarios libres de gríngolas, quienes podrían entender que no fueron designados para repartir favores y perdonar vidas, sino para crear y mantener prestas las armas mediáticas para la lucha, son difícil  de ubicar.  Por eso,  TATUY-TVC cumplió un año fuera del aire, a pesar de que siempre ha demostrado capacidad, calidad y compromiso revolucionario; a pesar de que es elemental para un funcionario revolucionario plantearse su expansión y fortalecimiento; a pesar de que es tan, pero tan necesaria en la caótica coyuntura actual.

¿A quién hay que acudir para obtener soluciones?  ¿Cómo hay que plantearlo?  ¿Basta con demostrar la necesidad del medio en este erial mediático constituido por el estado Mérida?  Porque hay otros caminos más espinosos, como el uso agresivo de  las redes sociales, exponiendo cada día a millones de usuarios la ineficacia de un organismo para cumplir con su deber… tengo experiencia para saber que veinte tuitazos diarios, bien dirigidos, revientan al más guapo.  Y dejo constancia de que lo estoy diciendo YO, bajo mi absoluta responsabilidad, como usuario y admirador de TATUY-TVC, sin lazos laborales ni otra atadura con el medio, y sin consultarlos para nada.   Muy pronto comenzaré a demostrarles qué se puede hacer desde las redes sociales contra cualquier Conatel ineficiente.  Quizá nos veamos en las redes.