domingo, 22 de enero de 2017

¡Ta´fácil!

Para aclarar dudas es mejor sacar cuentas que caerse a cobas



No hay vaina más difícil para un constructor de realidades que enfrentarse a su obra.  No es nada agradable enterarse de que el resultado no es como lo deseaba o subjetivizó, y para no vivir antes de tiempo sorpresas desagradables, se tiende a mirarla con solo un ojo y caminando rapidito; así, siempre es bella.

Eso de prever reacciones sociales es una práctica estadística depurada, bien establecida y conocida por todos.  El instrumento es la encuesta, con metodología distinta según los diferentes propósitos y, hecha por profesionales no interesados en la manipulación, los resultados se aproximan a la realidad de determinado momento.  Y como la realidad es cambiante y esos cambios son los que interesan medir, debemos hacer de esa práctica una tarea casi permanente.

Aplicado al ámbito electoral, como estamos actuando bajo el yugo de las elecciones burguesas, porque no se construyó cuando se pudo una alternativa al mecanismo de elección que le da sentido a la falsa democracia burguesa, tenemos que morir bajo los principios que la rigen, y uno de ellos es conocer la tendencia de los resultados… cosa que se logra con encuestas bien hechas.  Ese procedimiento no se puede sustituir con instrumentos no precisos, con apreciaciones impregnadas de subjetividad o interés… de interés, sobre todo.

Antes de las elecciones para la Asamblea Nacional no se midió –no se quiso medir– con los instrumentos adecuados la tendencia del voto y por eso las previsiones positivas que se manejaron durante la campaña podían calificarse de triunfalistas.  Una verdadera apreciación de la realidad política, hubiese obligado a modificar por completo la estrategia electoral, triunfalista como las apreciaciones desmesuradas que se manejaron.  En eso de ejercer ese oficio desagradable y frustrante de estar alertando sobre catástrofes inminentes, en septiembre de 2015 escribí que “Si fuese gobierno en Mérida encargaría una encuesta… y obraría en consecuencia”, el primero de otros alertas antes del terremoto del 06-15 (http://frontinoso2.blogspot.com/2015/09/si-fuese-gobierno-en-merida-encargaria.html).  El golpe contundente de los resultados dejó a todos desconcertados, pero no se escarmienta y las elecciones inminentes están siendo tratadas con la misma ligereza; ergo, los resultados pueden ser peores y definitivos.

La inspiración inmediata de este escrito es la actitud de muchos dirigentes políticos revolucionarios de darle carácter de instrumento de medición a reacciones sociales como el éxito al llamado a obtener el Carnet de Patria, que, como otras medidas que tiendan a satisfacer necesidades en momentos de penuria, siempre será exitoso.  De nuevo opino sobre la necesidad de aplicar procedimientos de medición para determinar el contento, descontento y el reflejo sobre el voto inminente, y como no se tiene la estructura de medición propia (una que parecía oficial y que hacía su trabajo bien, desapareció antes de las elecciones legislativas y no se ha oído hablas más de ella) hay que encargar encuestas a empresas serias.  Advierto que los resultados asustarían al más impávido de los seres políticos. ¡Pa´mañana es tarde!



Si este escrito le pareció preocupante, también tenemos temas "light"... si pulsas ESTE ENLACE te llevo.

___________________________________________

CAMARADA, POR FAVOR,
COLABORA CON LA DIFUSIÓN DE ESTE ESCRITO
UTILIZA TU CUENTA DE LAS REDES SOCIALES PARA HACERLO
 
 ___________________________________________
 

sábado, 14 de enero de 2017




En esta cruzada es INDISPENSABLE hablar del TRUMP que viene


El Trump es un orate de esos que surgen en épocas de crisis y que todavía no podemos comparar con Nerón, aún cuando terminara declamando como el emperador ¡qué artista pierde el mundo!  Antes de que le tocara, corcoveó fogoso, rugió con fiereza, amedrentó entusiasmado, se contradijo hasta provocar hilaridad, pero el sistema, el orden, el establecimiento, le acarició lomo y cabeza, para domarlo, hasta el punto de que pronto será perrito faldero y no el rottweiler que quiso ser.

Obama ni a faldero llegaba, fue un lleva y trae, un mandadero de pueblo; cualquier actitud beligerante que concibió fue obligado a deponerla, pasando por el presidente gringo que incumplió más promesas electorales (ojo, las de Trump no fueron promesas, fueron amenazas electorales).  Para mayor vergüenza, durante su mandato fueron asesinados y vapuleados más gente de su color que en el doble de tiempo anterior; parecía que la policía cada vez que masacraba a un negro, freudianamente pensaban en su presidente.  En definitiva, Obama ni olió ni hedió, sólo cumplió órdenes.

Obama no pertenecía a la clase política norteamericana, esa cuyo pensamiento va más allá del establecimiento, que coincide y supera los principios que lo conforman, que conocen su papel en el destino manifiesto de la nación.  Por eso se atrevió a proponer tímidas reformas en varios de los problemas norteamericanos mayores –fuera de la política internacional, que es una y trina– como salud e inmigración, pero se topo con los intereses del poder real, que lo obligó a incumplir sus promesas más preciadas.  Internacionalmente fue un incondicional del complejo industrial militar energético, que lo mantuvo asido siempre por donde más le dolía; avivó guerras que ya tendían a rescoldos, vigorizó otras existentes y creo nuevas, hasta alcanzar el premio Nobel.  Al Pentágono, engranaje básico del establecimiento, no le importan las derrotas que en esas guerras limitadas viene sufriendo su ejército, porque esas derrotas son parte del plan estratégico de dominación mundial y factor de activación de la industria militar, clave en un país tercerizado, desindustrializado.  Pero no es Obama el objeto de este escrito, por lo que volveré a la incógnita Trump.

Lo más extraño que ha pasado en la metamorfosis que está sufriendo –de pantera a gato doméstico– es el descaro, la actitud insolente que ha adoptado el establecimiento que domó a Obama con respetuoso sigilo, y que lo está haciendo con Trump, a latigazos y fuego, en un circo romano repleto de espectadores vociferantes.  Nunca antes se habían manifestado los intereses imperiales con tanto impudor, y lo debieron hacer así porque se sintieron amenazados; Trump iba por todas, con la concepción simplista de que lo que pasaba a su alrededor, la decadencia sobrevenida, era provocada por el debilitamiento de los principios norteamericanos, objeto de una conspiración de inmigrantes y traidores, y que la prosperidad del país se restituía con menos gasto –entre ellos el militar– y más inversión, como lo dicta el pensamiento táctico de un empresario de éxito.

Cambiar la política hacia Rusia significa ralentizarse la industria militar, también en estado precaótico, de ahí que ya está dando señales de que se mantendrán las medidas resbalosas que le antepuso Obama, y el enfrentamiento continuará en las mismas áreas de interés.  El mismo efecto tendría dejar que Europa se defienda sola y poner en salsa a la OTAN, por lo que todo seguirá igual, esperando un resbalón de una de las partes para que se desate una guerra de verdad… y a veces los protagonistas se resbalan en lo seco.  A China, a la que ha mostrado dientes, garras y colmillos, tendrá que comprarle seda para los guantes con que la tratará.  Precisamente en la era de Obama, Rusia y China dieron el mayor salto tecnológico militar que se haya visto, alcanzando en casi todos los órdenes a los confiados EE UU.  Eso lo sabe el Pentágono muy bien, y si las pequeñas derrotas ayudan al aseguramiento de la estrategia imperial, una humillación militar mayor la retorcería definitivamente.  Así que China seguirá construyendo y disfrutando islas artificiales, y Japón, Vietnam y demás países con mares fronterizos con China, incluso Taiwan, que se defiendan solos.  Cualquier escarceo verbal, estará dirigido más a favorecer la economía norteamericana, a equilibrar un tanto la balanza de pagos, verdadero norte de Trump.  Otro caso es Israel, que tendrá la protección necesaria para seguir cumpliendo las metas sionistas de apoderarse a sangre y fuego del Oriente Medio y más allá, lo que supone la creación y mantenimiento de organismos de terror, como el tan mentado ejército islámico; la cobertura al sionismo también hubiese sido total de haber triunfado Hillary.

Ergo, los grandes conflictos estratégicos seguirán dilucidándose en guerras verbales y mediáticas, quizá con un disparo de amague aquí y otro allá, y a la sombra de esos conflictos florecerán los intereses económicos del complejo industrial militar energético, de las empresas transnacionales y la reproducción del capital.




Pero ¡pobres de los débiles!  Los desafíos menores, y más si causan daño al prestigio o las trasnacionales, van a ser apagados sin misericordia.  La humillación interior de su domesticación, le va a salir a Trump comportándose como fiera frustrada, en el ámbito de lo que puede decidir sin afectar los intereses supremos de la nación norteamericana, pareciendo que sigue siendo Trump fiera, ganando prestigio y ocultando su debilidad frente al establecimiento.  Y en ese arrebato vengador puede estar incluida Venezuela, país que le ha enfrentado con decisión en aspectos geopolíticos y económicos, con consecuencias de importancia.

El decreto de Obama, renovado y vigente, puede ser el punto de partida para intervenir a favor de quienes nacieron aquí, pero tienen como modelo de vida los valores norteamericanos.  Y la intervención no sólo puede ser militar directa, aún cuando nos seguirán mostrando los dientes y medidas amenazantes no se detendrán, sino que puede ser usando peones cercanos o no, de esos siempre dispuestos a atacar males imaginarios; pero la más probable, menos costosa para el imperio e igualmente eficaz, menos traumática para la sociedad intervenida, es la represalia económica.  Un paquete de medidas que van desde detener importaciones hasta un bloqueo comercial y financiero, acompañado del financiamiento de cuanto factor interno sea capaz de desestabilizar y subvertir.  Y no somos cubanos ante la gravedad del período especial; la reacción venezolana frente las carencias económicas ya están perfiladas, y si se aprieta un poco más, surgirá lo indeseable.  ¿Preparados para la guerra asimétrica?  ¡Ni tanto!

En este blog ya habíamos hablado de Trump, y este es el ENLACE: VII DE AQUÍ




jueves, 5 de enero de 2017

LA COMUNICACIÓN ES UN ARMA PELIGROSA...
TE PUEDE SALIR EL TIRO POR LA CULATA.
(El caso de los perniles y el vedetismo revolucionario)




En el cumplimiento óptimo del cometido del arte de comunicar, más útil que el dominio de las teorías de la comunicación (¡magnífico tenerlo!), es el sentido común y la evaluación permanente de los efectos que producen los mensajes.  Claro, en el caso de que los actores comunicacionales no actúen como desaguaderos de información, sin respetar el principio general del carácter bidireccional de la comunicación.

Mientras más estratégica sea la información como mecanismo de sustentación de políticas, de formación de opinión revolucionaria, de enfrentamiento transcendental entre posiciones irreconciliables y más elevado el origen, mayor cuidado ha de ponerse en el diseño de los principios generales que la deben sostener, tarea que debe ser realizada por conocedores, para no caer en el peligroso término de especialistas.  Un equipo (¿un teórico?) que esté convencido de la necesidad trascendente de la comunicación para formar, que enuncie esos principios generales, no en un paquete definitivo, sino sujetos a las modificaciones que obligue la evaluación permanente de la práctica comunicacional real, en la normalidad y en la coyuntura.  Esos principios generales de comunicación –que no política comunicacional, que eso es otra cosa– tendrían que ser advertidos a quienes tienen la responsabilidad de comunicar, de colocar la información en los mediadores efectivos de la comunicación.  ¡No se metiera tanto la pata!

Existe mucho riesgo en que una información coyuntural importante se presente incompleta o fragmentada; mucho más, si esa información está soportada por una praxis política reñida con principios revolucionarios de gobierno.  Tener la necesidad de mostrarse como gobernantes magnánimos y asumir el papel de figuras prodigadores de presentes, es un signo de mala gestión, de que la revolución está aún cruda; pero hacerlo para comunicar que de un conjunto de nueve iguales se ha beneficiado a tres, por tanto, agraviado a seis, es una tontería mayúscula, es decir, una estupidez.  Sucedió con los perniles, resumiendo en ellos otras dádivas oficiales navideñas, con el agravante de que fueron muchos los funcionarios que quisieron sacar partido de su distribución.  En este escrito los usamos para bajar a la realidad enunciados sobre comunicación planteados antes.

Aquí estoy por si tienen tiempo sin verme, vengo a vender perniles a ustedes, pobrecitos, que la revolución puso bajo mi cuidado.  Y desde luego que esos pobrecitos agraciados son una proporción no representativa de los necesitados de perniles, o más que necesitados, de quienes fueron considerados como destinatarios lógicos de la práctica oficial de vender perniles.  Desde luego que los no beneficiados quedan convencidos de que fueron agraviados por diferencia de trato… ¡El tiro por la culata, señores!

En este caso la información no hubiese sido agraviante si se hubiese suministrado íntegra.  Se debió anunciar que no llegaron perniles para todos y por tanto se establecieron criterios para distribuir los veinte disponibles; fuera de esos criterios no hay derecho a pernil.  No fue así, pudo más el vedetismo de los funcionarios, y en medio de un ambiente comunicacional desfavorable, de una opinión pública manoseada, de una formación política insuficiente y de agentes creadores de descontento, se generó el caos de los perniles.  ¿Quién se robó el que me tocaba? ¿Quien recibió el suyo y el mío? ¿Quién le dio el mío a otro? ¿Por qué él sí y yo no? ¿Quién colocó a los corruptos a repartir los perniles? ¡Los militares se quedaron con todos!  ¡En esa familia hasta los muertos comieron pernil!  ¡Los chinos están vendiendo los perniles de mi CLAP!  ¡A la arepera de la esquina le llevaron un burro cargado con perniles!  Y así, acusaciones cruzadas, inventadas o justificadas parcialmente, para continuar el desgaste de lo que queda de confianza popular y regodeo de interesados en terminar colocando la responsabilidad en el enemigo mayor, el gobierno.

Como una derivación del tema, se me ocurre que el consumo de pernil del tipo importado en Navidad, que sin duda constituye una forma de pago de la deuda social, puede tener un beneficio económico mayor.  Con el consumo anual puede activarse la producción porcina y ahorrarse divisas necesarias, y recordar, por ejemplo, que desde su fundación española, Mérida fue productora y exportadora de jamones, actividad que se puede retomar.  De hecho, hace años pareció que se reactivaba, pero el neoliberalismo la mató casi al nacer.

Aún sin revisar lo escrito pero pensando en su destino, caigo en cuenta de que cuando escribía en aporrea me llovía fácilmente unos mil lectores, mientras que ahora que lo hago en Historia para fundamentar… y para subvertir, tengo que sudarme unos doscientos.  Pero no me apena; prefiero los doscientos de mi blog, que con mis escritos reforzar la tierra de nadie en que se convirtió aporrea.




__________
 

domingo, 1 de enero de 2017



HE QUEMADO MUCHOS AÑOVIEJOS,

quizá porque he vivido bastantes.  Tradición inculcada en Yegüines, he tratado de cumplirla cualquier haya sido el lugar donde me ha tocado cambiar de año.  Ayer, en familia, se repitió el rito, y 2016 ardió como le correspondía.

En Yegüines el año que se iba dejaba testamento, verdadero documento escrito en décimas de crítica social y esperanzas renovadas.  Familiarmente, el testamento se transformó en misivas personales, íntimas, de lo que se quiere dejar para siempre, propósitos que se consumen en el interior del año condenado a la hoguera.

Muchos pensamos que 2016 no fue todo lo bueno posible; fue fuerte el año, y muchas las cosas que sucedieron en su transcurrir que no deseamos en 2017.  Esas, las quemamos, y esperamos que se realice la esencia mágica del cumplimiento de esa tradición y no se repitan el nuevo año. (¡Amén!)

El año viejo familiar de 2016 fue singular.  En familia y con colaboración de una amiga, se construyó con la dedicación de cada año, pero de reducido tamaño.  Resultó hermoso y con toda la carga mágica que debía llevar.  Ardió como vivió, con fuego lento y profundo.







sábado, 31 de diciembre de 2016






















2017...  
los pies eran de barro, y el desmoronamiento inevitable


     


    
El colmo de la estupidez humana es crear mentiras para engañarse a si mismos.  En esto reside el origen de los dioses y la aceptación de los dogmas; por ese actuar quedamos indemnes ante las mentiras ajenas.  No hay mejor manera de acogotar una verdad, que montarle sobre su lomo un bazar de mentiras autoinfligidas.  Como cangrejos en caracolas abandonadas, cualquier refugio que contuvo verdad sirve para alojar mentiras filigranadas; pasa entonces a denominarse cascarón vacío.  Abundan engañadores que portan cilicios con púas lacerantes de verdades, y quienes erigen tronos sobre la levedad de la mentira…

    El embeleso de los gobernantes es una afección letal, sin antídoto ni contras, producido por el avance corrosivo del Poder sobre la Utopía, sin el final feliz que le diera Michael Ende a la lucha de Atreyu-Bastián contra la Nada, para salvar a Fantasía.  El embeleso es el trance necesario de los condenados a convertirse en polvo de historia.  El embeleso comienza por obstruir ojos y oídos, lo que facilita enormemente la metamorfosis hacia esfinges.  La revolución de Chávez está repleta de esfinges y estatuas de sal.

    Desandan quienes van a morir, y oír desandar produce frío en el espinazo.  En nuestro medio político comenzó el desande… ergo, el yelo en el espinazo de quienes lo estamos percibiendo.  Comenzó el juego al aquelarre de mi infancia; retumba el lunes y martes y miércoles, tres, jueves y viernes y sábado, seis… y todos esperan que alguien cante en el plazo convenido y domingo, siete, para que las brujas salgan a corretear a los intrépidos curiosos o morir en el intento.  Ya desfilan las procesiones de perdona a tu pueblo, perdónalo señor, las de después de los temblores o las lluvias torrenciales, y las réplicas y los aguaceros no menguan.

    La múcura montada sobre rescoldos, llena de la misma ausencia, con un lejano olor a yerba fresca, a plantas sagradas de la tierra, a brujería excelsa.  Pero el Chamán mayor no está y la pócima, falta de ardor, se torna veneno letal para la ordalía final.  En el Valle de Josafat no osaran mirarnos a los ojos.

    En todos los rincones de la historia encontramos residuos de hechos patéticos, de abandonos y olvidos, de mudeces y ahogos.  Interpretados o verdaderos, como el reclamo de la sultana Aixa o el he arado en el mar.  Vivir tropezando con la historia que no construimos, es reptar sobre el fracaso, mirando con ojos pasa, por lo sin lágrimas. 


    Reducir al lugar común de pesimismo la competencia de analizar lo evidente, es una defensa anodina que no evita el jaque al rey, más, cuando el mundo por construir es infinito.

¡FELIZ 2007, MIS AMIGOS! 
 
 y... recuerden que aquí hay un presente
http://frontinoso2.blogspot.mis-amigos-deseo-de-corazon-que.html


miércoles, 28 de diciembre de 2016

¿DIA DE LOS INOCENTES?... ¡ÉPOCA DE INOCENTES!


Inocentes los de antes, pero yo, INOCENTE, me pregunto...

¿Qué será de la vida de los "gerentes" de bancos que han sido detenidos por sabotear la economía?


Por el rumbo del jamón que pasó volando sobre Mérida el 23 de diciembre.

Por el padrino de ASURGAS en todo este despelote de gasificación del estado Mérida.
 
Por la diferencia en periodicidad y oferta de productos de los CLAP de Mérida.
¿Por qué los del APC-PSUV se aferran a sus cargos, si no sirven ni pa´taco de escopeta?

¿Qué será de la vida de ese MUCHACHITO que mandaron a ponerle orden al PSUV-Mérida?
¿Por qué los escuálidos no declaran sufrir la ABSOLUTA INEFICIENCIA del alcaldillo de Mérida, Carlos Garcia Alcalde de Libertador @CarlosGarc1a, ese que se parece tanto a Capriles?

¿Por dónde jumean los indicios del concepto de TURISMO SOCIALISTA de Cormetur?
Por la vida de #SexoLoco que hace tiempo no viene a jurungar la paciencia.
Sobre el impulso masoco-compulsivo de Alexis Ramirez de sacarle las patas del barro a Carlos Garcia Alcalde de Libertador

Si en este municipio hay algo llamado Concejo Municipal o todos se compendían en el santísimo Carlos Garcia Alcalde de Libertador
Si los comerciantes son GENTE.
Si los que gobiernan el estado tienen un PLAN B que no han hecho público.
Si eso de que PERRO QUE LADRA NO MUERDE se le puede aplicar a TRUMP.
Si están contentos porque COLOMBIA se está mudando al Atlántico Norte y dejará de ser nuestra hermana república.
Si los revolucionarios demoscráticos han dejado de creer en el pajarito preñado de las elecciones burguesas después de lo de Paraguay, Argentina, Brasil, EE UU... sin ir más lejos del continente americano.
¿Por qué el desempeño de altos cargos en gobierno y partido y analfabetismo funcional van de la manita?
¿Por qué cuando entramos en un "espacio de gobierno" pareciese que entramos en el templo del dios Jano?
Pero yo, INOCENTE, me hago la pregunta de las 64 000 lochas..
¿Quién mató más INOCENTES PALESTINOS, Herodes I El Grande o Netanyahu el Sionista?


_______________________________________



martes, 27 de diciembre de 2016


CULTURA ENVUELTA EN HOJAS DE PLÁTANO

Las hallacas de Doña Félida





Soy de los pocos que no se ha rendido a la harina de maíz industrializada en eso de la masa para las hallacas.  Sigo cometiendo el absurdo de elaborarlas con maíz-maíz, “como antes”, práctica que en mi familia quizá desaparezca conmigo, porque si bien descendientes aprendieron a hacerlas así, creo que no se animarán a repetirlo… mucho trabajo para la diferencia, porque sencillamente las hallacas con esta masa no son mejores ni peores, sino sólo diferentes a las hechas con maíz procesado industrialmente.  En diciembre pasado –2015, mientras las hacía, se me ocurrió documentar el proceso, no sólo el de la masa, sino el del tipo de hallaca que heredé de mis antepasados, con las implicaciones culturales que rezuman.  Este año, paradójicamente cuando por primera vez en mi vida me faltaron recursos para elaborarlas, lo publico tratando de que no resulte una receta escueta mas, sino una narración de la forma de hacer en mi familia este plato navideño.
Entre los tipos de hallacas existentes, las clasificaré como andinas, tachirenses, yegüineras y pelayas –región, estado, pueblo y familia; y dentro de la familia, las de mi madre, doña Félida, iguales a las de mi nona Salomé, iguales a las de su madre, la nona Julia, y así más atrás.
LA MASA
La masa de estas hallacas es lo esencialmente diferente y se puede decir que hay que ponerle mucha dedicación.  No todo el maíz es apto; el adecuado es el redondo de clima frío (también llamado “chiquito” o “huevito”) F-1, quizá más farinoso que otras variedades de maíz de climas cálidos. 
Se lavan cinco kilos de maíz, sumergiéndolo en agua, retirando los granos y residuos que floten. F-2 y 3 Se hierve agua y se cocina el maíz, hasta que ablande, cuidando de no exagerar; cuando el grano se pueda aplastar con facilidad F-4, ya está.  Se deja reposar en un poco de agua.
 
F-1
F-2

F-3
F-4

Ya frío, “se muele grueso y se repasa fino”… recomendación que valía para cuando se molía en máquina Corona (en mi infancia escuché hablar de mucho antes, cuando se hacía en “la piedra de moler”).  Ahora, sencillamente se muele fino,  F-5 y a la masa resultante se le agrega agua hasta apenas cubrirla; se restriega fuertemente en esa agua de manera que se hidrate muy bien y luego se tamiza, de manera que el residuo que queda en le tamiz resulte lo más deshidratado posible. F-6  A la fina masa tamizada, se le agrega el aliño y la sal.

F-5
F-6

(El tamiz debe ser de malla de alambre fina enmarcada en madera, de un tamaño suficiente para poder trabajar con facilidad.  Puede remplazarse por un colador metálico grande, de malla fina)
Aliño de la masa: ¾ k de cebollín, finamente picado. 2 cabezas de ajo, machacados, sofritos en manteca achotada.
Para preparar la “manteca achotada” se fríe tocino en trocitos, como para chicharrones andinos. F-7  Existe el riesgo de que haciéndolo se ahume, por lo que hay que cuidar que no suceda.  A la manteca caliente, se le introduce suficiente achote –onoto– en una achotera, agitándola para que suelte el color (se le puede colocar directamente, pero hay que colarla antes de que comience a solidificar). F-8 Como la manteca achotada se utiliza también en el guiso y en la preparación de las hojas, hay que hacer la resultante de freír entre 0,75 y 1 k de tocino.

F-7
F-8
La masa, mezclada con el aliño, sal suficiente y unas tres cucharadas de manteca achotada, F-9 se lleva al fuego, removiéndola con una paleta casi permanentemente, cuidando de que no se pegue en el fondo de la olla, a lo que propende, hasta que comienza a hervir (erupciona en burbujas). F-10  Se retira del fuego y se deja enfriar, pues fría es cuando adquiere la densidad adecuada.

F-9
F-10
EL GUISO
Se trata de hallacas de cochino y gallina, lo que tiene una explicación práctica: eran las carnes con que contaban los campesinos en su casa; la de res tenían que comprarla y no era barata.  Para la cantidad de hallacas prevista, se utilizan cuatro kilos de pulpa de cochino, que se pica en trocitos de un tamaño no mayor que 2 cm, se sala al gusto, se le agrega ajos machacados y se separa. F-11 La carne de tres gallinas criollas también se corta en cubitos, se sala y se le agrega aceite. F-12

F-11

F-12
 La cebolla (1,5 k), el pimentón (1,5 k), el celery (200 g, sin ramas), el ajo porro (150 g), el cebollín (300 g de tallos) y los ajíes (25 unidades pequeñas), se pican finamente, por separado.  Los ajos (150 g) se machacan.
En un caldero con suficiente aceite y una cucharada de manteca achotada se sofríe la cebolla con una rociadita de comino, hasta que marchite; se le va agregando, en este orden, el celery, el ajo porro, el cebollín y el pimentón, y se sala al gusto.  Logrado el punto adecuado, se baja del fuego e inmediatamente se le agrega los ajos, los tallos de perejil y los ajíes, mezclando todo. F-13 Se deja enfriar, se divide por la mitad y cada porción se mezcla con las respectivas de carne de gallina y de cochino. F-14

F-13


F-14
Estos dos guisos se dejan reposar por un día, para que asienten el sabor y, más o o menos una hora antes de comenzar a armar las hallacas, se le agrega a cada guiso ¼ de litro de vino de cocinar.  La finalización del guiso debe coincidir con el de la masa, pues el reposo de los guisos y el enfriamiento de la masa lleva el mismo tiempo.
Preparación de las hojas:
F-15
Las hojas (20 k) deben estar muy bien asadas, para que sean lo suficientemente flexibles y no se rompan con los dobleces ni con el hilo con que se amarran.  Se lavan muy bien y se cortan para su máximo aprovechamiento. F-15 Cuando se van a usar se untan con aceite o manteca achotada.

Preparación de los ingredientes:
Los garbanzos deben haber previamente sido cocinados con sal; el tocino trozado en cubitos pequeños, F-16 las pasas hidratadas en vino o agua, las alcaparras y aceitunas, lavadas para quitarles el vinagre.  Estos y los dos tipos de guiso se colocan en recipientes separados para asegurar que cada hallaca lleve de todo y en proporciones iguales, dispuestos en la mesa de trabajo de manera que quienes las arman puedan tener acceso fácil a cada uno de ellos. F-17

F-16
F-17
Pasas, aceitunas y alcaparras eran los ingredientes extranjeros de las hallacas, pero en Los Andes no les faltaron desde finales del siglo XIX.  La presencia de inmigrantes corsos e italianos y la capacidad adquisitiva generada por el café, propagaron su uso en la zona, al igual que otros alimentos y bebidas como carne en pote –spam, sardinas, queso de Flandes, aceite de oliva, vino y brandy.
Armado de las hallacas:
En una porción de hoja limpia con aceite o manteca achotada se extiende un poco de masa y sobre ella se coloca por partes iguales guiso de gallina y cochino, y sobre estos, los demás ingredientes: dos garbanzos, un cubito de tocino, tres o cuatro pasas, una o dos aceitunas, una alcaparra, F-18 y se envuelve cuidadosamente en la hoja; F-19 ese primer paquete se envuelve en otra hoja, que se amarra con pabilo.  La envoltura y el amarre F-20 debe hacerse de manera que las hallacas queden estancas y cuando se cocinen no les penetre agua.  De mi nona Salomé para atrás, se amarraban con bejuco o con la vena de la misma hoja de plátano. 

F-18
F-19
F-20
F-21
 Se llevan al fuego vivo durante, mínimo, 3 horas de hervor, en una olla bien tapada, con el fondo y los costados recubiertos con hojas de plátano, con las que también se cubren las hallacas.  Si el agua se evapora, se completa con agua caliente, nunca fría.  Al estar listas, se sacan del agua restante y se dejan enfriar.  Es conveniente un reposo de varias horas antes de comerlas, pues “asienta” el sabor y la masa adquiere la consistencia óptima.
En la división del trabajo que suponía la elaboración de las hallacas, los hombres asaban las hojas, amarraban las hallacas y cuidaban todo lo relacionado con cocinarlas; el resto era trabajo de las mujeres.  Se elaboraban entre el 23 y el 24, para comerlas el 24; y entre el 30 y el 31, las del año nuevo… no tenían modo de refrigerarlas.

 (Primera versión, editable)
**********************************************************************