martes, 3 de marzo de 2015


FORMACIÓN "POLÍTICA" PARA LA CRISIS... Y PARA LA GUERRA











Afortunadamente en el PSUV de Mérida existen programas de formación política, y candidatos para los cursos que se imparten.  De un tiempo acá, el trabajo viene siendo entusiasta y sostenido, y numerosos personajes curtidos en otras batallas están volcando su experiencia e intercambiando saberes con generaciones recientes.   Ojalá esa línea de trabajo continúe, e incorpore aspectos que no pueden dejarse de lado en épocas de crisis y de preguerra.
Si no se conserva el gobierno, si la jauría capitalista recupera los espacios perdidos y avanza en los que se le disputan, podemos decirle adiós a esa parsimoniosa construcción de vías hacia la sociedad socialista que estamos viviendo; nos enterrarán más profundamente que lo que estábamos en el pasado y nos taponarán hasta los resquicios de la historia.  Y en eso de conservar el gobierno, la mayor responsabilidad recae sobre los actuales gobernantes, que deben gobernar en coherencia con los principios doctrinarios de la izquierda, completamente distinto de la forma de hacerlo el enemigo histórico.  Por eso, ante las frecuentes y evidentes contradicciones del gobierno, distante de las grandes líneas de acción planteadas en el Plan de la Patria y hasta de la lógica revolucionaria elemental, el resultado de los programas de formación tendrían que estar alimentando el ejercicio diario de gobernar, estructurando la necesaria coherencia entre doctrina y acción política.
En resumen, o se gobierna radicalmente distinto de como gobernó, promete gobernar o gobierna en los espacios que conserva la derecha burguesa, o perdemos el gobierno y sobrevendrá la catástrofe.  En la trampa de la lógica electoral burguesa, los votantes deben tener los elementos objetivos para diferenciar una forma de gobernar de otra, y decidir en consecuencia; de parecer iguales, lo mismo da votar por unos u otros.  Y esa diferente forma de gobernar lo establece el hacerlo apegado a la doctrina socialista, es decir, a las grandes guías dejadas por el Líder Chávez.  Supongo que es el objetivo apremiante de los cursos de formación que se están realizando.
 Otrosí: el muestrario de formas de derrocar gobiernos que se ha aplicado contra los gobiernos chavistas es el más vasto conocido, y todos han fracasado;  pero como el chavismo es un impedimento superlativo de la estrategia de dominio mundial del imperialismo agonizante, los intentos se reanudarán, y los métodos que quedan son mucho más contundentes que los aplicados sin éxito.  Ergo, preparémonos para esa maldición que viene azotando a la humanidad desde la disputa por la propiedad de una pieza de caza cobrada, allá por el paleolítico, la guerra, y necesario es vencer, como se repite en cada oportunidad parafraseando al inmortal Ribas.
Las características actuales de una guerra sostenida contra la concentración del poder tecnológico, la asimétrica, de cuarta generación, híbrida,  debe ser elemento básico de los cursos de formación de este momento histórico.  Nadie debe salir de un curso sin dominar la teoría, estar adiestrado y ser capaz de comandar un grupo de combate.  Y este planteamiento no es peregrino, sino ajustado a la prospección histórica.
Hay más aspectos inaplazables en cualquier curso de formación “política” en tiempos de crisis y preguerra.  Hablaremos pronto de la unidad agitación-comunicación-propaganda, de la inteligencia y contrainteligencia y, sobre todo, de la organización más efectiva para la guerra, la celular.  Hasta pronto, camaradas, y tengamos siempre presente que la burguesía no va a la guerra, sino que controla ejércitos clásicos o paga mercenarios. 



Las fotos fueron tomadas en el "Acto inaugural de la 4ta. cohorte introductoria.  Escuela de Formación Política Alí Rodríguez Araque. JPSUV Mérida" realizado el 28/02.




. 

domingo, 1 de marzo de 2015

 

@conatel,  @conatel,  ¿por qué has abandonado a TATUY-TVC? 

 



Hay verdades del tamaño de catedrales que pasan desapercibidas por quienes están en la obligación de advertir su presencia.  Pasa con la grave carencia de medios revolucionarios en Mérida, donde apenas sobrevive una que otra emisora “comunitaria” que conserva los objetivos para los que fue creada, que no está secuestrada por un vivo o que no haya sido convertida en mercancía y, como tal, vendida y comprada abierta o solapadamente.  No exagero cuando digo que el 98% de los medios del estado hacen coro con la oposición antidemocrática que azota al país, y esto no parece importarle a nadie.  Cada día los merideños somos sujeto sin alternativa de desinformación, falsedad, campañas orquestadas para producir desaliento, sobresalto y reacciones de rechazo del gobierno que nos dimos para encaminarnos hacia el socialismo, realidad mediática que está socavando el apoyo a la Revolución…  ¡Ni les cuento que pasaría si las elecciones pautadas para este año se realizaran mañana! 

Ante esta situación, pedimos a Conatel pronta solución para la situación de parálisis técnica de TATUY-TVC, y ante la reticencia a hacerlo nos preguntamos ¿De qué marca son las gríngolas de ciertos funcionarios de Conatel?  El abanico es variado; las hay marca ineficiencia, quintacolumnista, enchufado, caídodelamata, holgazán, indoctrinado, ignaro… con el  común denominador de que todas son catastróficas para la Revolución.  Y los funcionarios libres de gríngolas, quienes podrían entender que no fueron designados para repartir favores y perdonar vidas, sino para crear y mantener prestas las armas mediáticas para la lucha, son difícil  de ubicar.  Por eso,  TATUY-TVC cumplió un año fuera del aire, a pesar de que siempre ha demostrado capacidad, calidad y compromiso revolucionario; a pesar de que es elemental para un funcionario revolucionario plantearse su expansión y fortalecimiento; a pesar de que es tan, pero tan necesaria en la caótica coyuntura actual.

¿A quién hay que acudir para obtener soluciones?  ¿Cómo hay que plantearlo?  ¿Basta con demostrar la necesidad del medio en este erial mediático constituido por el estado Mérida?  Porque hay otros caminos más espinosos, como el uso agresivo de  las redes sociales, exponiendo cada día a millones de usuarios la ineficacia de un organismo para cumplir con su deber… tengo experiencia para saber que veinte tuitazos diarios, bien dirigidos, revientan al más guapo.  Y dejo constancia de que lo estoy diciendo YO, bajo mi absoluta responsabilidad, como usuario y admirador de TATUY-TVC, sin lazos laborales ni otra atadura con el medio, y sin consultarlos para nada.   Muy pronto comenzaré a demostrarles qué se puede hacer desde las redes sociales contra cualquier Conatel ineficiente.  Quizá nos veamos en las redes.  



 

martes, 24 de febrero de 2015

 

TAM QUERIDA... Y TAN MALTRATADA TATUY-TV






En eso de titular, soy regular p´al tiempo.  Antes que ese juego de palabras,  este escrito  tendría que haberse llamado “la actitud del gobierno ante los medios.  Y que no me respondan con pajudeces sacadas del sobaco… para decirlo como el mal hablado de mi tío Lucas Evangelista.” 
Esta es la sopotocienta vez que tecleo (forma moderna de garabatear) sobre la ignorancia supina del verdadero papel de los medios en una sociedad que, pasito adelante, pasito atrás, parece encaminarse hacia el socialismo.  ¡Y ni enterados los destinatarios!... actitud lógica, porque la dimensión del gobierno, la cuarta o quinta, según el teórico de la ciencia ficción que se consulte, está separada de la dimensión de los seres comunes y corrientes por una telaraña que actúa como filtro protector, e impide el paso de los aspectos del sonido que tienen que ver con recordatorios, crítica y mentadas de madre; tan eficaz es la malla, que ni siquiera Pepe Grillo puede traspasarla.  Esto, de abajo pa´rriba; porque de arriba  pa´bajo la red fabulosa deja pasar arengas, peroratas, grandes ideas y hasta salpicaduras de saliva.
Como consuelo de tontos (por eso de mal de muchos) puedo afirmar que ningún medio de los creados durante los tres lustros de revolución bolivariana es mejor que cuando nació.  Más temprano que tarde sufren un proceso de estagnación doctrinaria y hasta gráfica; los digitales, por mi mejor conocidos, desaparecen servicios, columnas, periodistas,  se blindan ante la opinión externa, se enrollan como un ciempiés atacado; regurgitan mucho, tragan poco. ¿Qué esperar entonces de los nonatos o de los malogrados?
En mi ciclo vital he sido testigo de la vigencia de leyes, que más que eso son adefesios legales.  De las que recuerdo, una fue derogada, la de vagos y  maleantes, pero otra, la de periodismo, sigue  contraviniendo la libertad de expresión consagrada en la mamacita de todas las leyes.  Por eso, cuando aparecen fenómenos paranormales en el área de la comunicación, no hay nada más fácil que pensar que es un gatuperio de periodistas, y eso me hizo tomar determinaciones.
Atónito y anonadado por la incapacidad manifiesta de crear y mantener un medio revolucionario (ojo,  r e v o l u c i o n a r i o ,  no oficial) en el estado Mérida, a pesar de magníficas intenciones y globos de ensayo, decidí estudiar comunicación social para enterarme de qué capan a los comunicadores durante la carrera para que, graduados, resuelvan poco y embrollen mucho.  Muy lejos del título, aún no me he enterado, pero allí voy, claridoso y echando la verdad por delante, como nos recomendaba actuar el Gran Líder.
Hasta ahora me había limitado a los medios escritos, y a sacar cuentas de cuántos periódicos de barrio y pueblo se podrían hacer con el dadivoso financiamiento a los pornográficos y fascistas periódicos merideños.  Alegría de tísico, cuando anunciaron las buenas intenciones (de esas que usan para empedrar el camino al infierno, es decir, la revancha de la burguesía) que volcaron sobre Mérida Ciudad.  Y como terrible realidad,  sufrimos el cómo se acercan las elecciones más cruciales de las habidas, sin haber afinado un medio capaz de contrarrestar la mentira mediática y la desinformación.
Pero con TATUY-TV el colmo se atiborró.   El caso sobrepasa la intervención política regional, que tendría que haber aparecido tempranamente como producto de entender, no que una televisora en las manos adecuadas es un arma, sino el calibre de esa arma.  Lo sobrepasa, porque directamente responsable del apagón de TATUY-TV es el organismo Conatel, cuya mayor parte de vida ha ido del tumbo al tambo, caminando como Chencha; lo sobrepasa, pero bien se pudo resolver en la región porque hay con qué.
¿Cuánto se chupa la TAM del presupuesto del estado Mérida?  ¿Cómo se beneficia el pueblo merideño con los programas gubernamentales en una televisora que no se ve ni en el palacio arzobispal, o que quienes la ven son impermeables a cualquier lógica política, porque lo que buscan en ese medio es alimento para su desquiciamiento vital, que el medio les prodiga de sobra?  Financiar a TAM, Pico Bolívar, Frontera y una sarta de emisoras mediocres, es un auto suicidio, como bien dijese la mapanare de Rubio. 

  

¿Cuánto tiempo más estará colgando TATUY-TV?  Es una pregunta mal intencionada para Alexis y Conatel.

Y una vez superado el problema.... PA´LAS CABLERAS, que los merideños no lo merecemos.







lunes, 16 de febrero de 2015








... NO ARRIESGO NADA POR LA  INSTITUCIÓN EJÉRCITO...






escribí el 4 de febrero (“¿Dónde está mi chopo?”, en este blog, entrada de ese día), antes del frustrado intento de unos militares de armar una sampablera para provocar un nivel de caos que propiciara el derrocamiento del gobierno.  No vengo a decir que debí escribir militares y no ejército, ¡no!  En lo que no creo es en la “institución armada”, salvo la reserva temporal que hice con la actual FANB.  Y es que el ejército, “cuadra” la cabeza de sus integrantes, con eso de las jerarquías rígidas y las diversas formas que adquieren el espíritu de cuerpo y la obediencia debida.
Hay una explicación histórica para el hecho de que nuestro ejército no sea oligárquico, como la mayoría de los latinoamericanos, y que, por su origen de clase, fue campo fértil para el mensaje patriota de Chávez.  Pero el Líder no vivió lo suficiente para cambiar fundamentalmente la institución a la que se debió y conocía a la perfección; es más, no tuvo tiempo ni para desestructurar uno de sus componentes, esencialmente minado por la corrupción, sin cura ni remedio, fenómeno irreversible bien conocido por él.  La nueva doctrina militar que guía la razón de ser de la FANB, cabalga sobre la antigua, basadas en el privilegio social obtenido en una de las pocas instituciones que permiten la movilidad social y la identificación con las clases sociales dominantes y su manera de usufructuar el País.
El ejército cambiaba más hacia el exterior que en sus entrañas; nunca dejó de ser bombardeado por el mensaje de las clases dominantes y sus patrones extranjeros, eficaz sobre seres ideologizados, y el grupo de oficiales patriotas, comprometidos con la construcción del socialismo, persuadidos de la unión cívico-militar y la guerra asimétrica para defender nuestros recursos, no podrá detener a mediano plazo los corrosivos efectos de la prédica capitalista.  El respiro que tendremos (ojalá y prolongado) se debe a la existencia de oficiales patriotas y al muy bien implantado sistema de inteligencia.
Los complotados del momento demostraron una necedad lindante con la estupidez total, perfectamente coherente con el comportamiento histórico de la oposición fascista.  Identificados, se les permitió actuar hasta el momento de comenzar a ser un peligro real, actitud sabia por eso de que mientras más tarde, más datos y mejor momento político.  Igual torpeza mostró el entorno político, nacional y extranjero; eso de las “visas exprés” y el documento de la “transición” adelantado en la red , los deja muy mal parados.  Pero eso es anécdota; lo importante es que la “institución” seguirá pariendo oficiales felones, y que ante ejército burgués la única contra es pueblo armado…. De ahí la vigencia de “¿Dónde está mi chopo?”.




domingo, 8 de febrero de 2015