viernes, 21 de noviembre de 2014



Tejer sueños y futuro... el tejer lana en tiempos de Revolución

¡Bienvenido Ciudad de Mérida CR!  Felicitamos a quienes asumieron el compromiso de crearlo y alentamos a quienes tienen la tarea de dirigirlo y perpetuarlo.  Deseamos que la larga espera sea resarcida con la comunicación que necesita el pueblo del estado para informarse, formarse y expresarse, y así tener una guía en el comprometido andar revolucionario.  Ya colaboraremos con la evaluación temprana, la más necesaria para asegurar futuro; ya interpretaremos el recibimiento que tenga en nuestro entorno inmediato, y alentaremos la apertura de canales de participación.
Bajé la versión digital del primer número (http://www.ciudadmerida.info/images/documentos/CiudadMerida001P.pdf) y la revisé con atención, fue entonces cuando el artículo “Mujeres de Gavidia tejen sus sueños y futuros” (p.11) me despertó unas inquietudes sobre el tejer lana en el Páramo en época de Revolución, que me provocara hace varios años un documental sobre el tema.  Sin madurarlas más, las quiero exponer espontáneamente, a pesar de los riesgos de la inmediatez, con la intención de dar inicio a una reflexión colectiva, a una conversación.
Comenzaré diciendo que la actividad de tejer lana como allí se expone, es un trabajo esforzado y laborioso, debido al bajo nivel tecnológico con que se realiza.  Arrancado de la historia, de los antepasados, de la coherencia tecnológica de modos de producción pretéritos, los productos resultantes bien pudieron responder a diferentes economías: cumplir con una compulsión laboral extraeconómica, reforzar la autosuficiencia, destinar al trueque, llevar a mercados locales… se puede determinar cuándo una, cuándo otra, pero nos aleja del objetivo inmediato.  En este inicio de conversación quizá sí sea necesario afirmar que fue una actividad aparecida bajo la dominación española, cuando llegaron los ovinos a nuestros páramos.
En cuanto a la tecnología europea aportada, podemos decir que sucedió como en la agricultura.  En esta actividad el aporte mayor fue el arado romano, el más primitivo de la variedad existente en la época en las diferentes regiones de España, lo que también sucedió con la labor de tejer lana.  Pero no sólo los telares del Páramo son una reliquia tecnológica, sino que igualmente es primitiva (o inexistente) la tecnología aplicada a los procesos de lavado, cardado, hilado, teñido, secado… Y a escasa tecnología, mayor esfuerzo humano, baja productividad y altos costos de producción.
¿Qué eso es lo que le da el carácter de “artesanía” a los productos finales?  Puede ser, pero ¿esa cualidad diferencial, ese producto distinto al obtenido industrialmente, garantiza el “buen vivir”, la calidad de vida que el socialismo desea para los trabajadores?  ¿O se trata de un trabajo que los agobia, sin una contrapartida económica equivalente al esfuerzo aplicado?  ¿Deja de ser “artesanal” el producto si a los procesos más limitantes se le introduce soluciones tecnológicas que los facilite?
Las interrogantes anteriores pierden el sentido si el Estado subsidia a los productores, comprando su producción al alto precio que conllevan, para, por ejemplo, exponerlos, realizar intercambios culturales, venderlos en cadenas de artesanías selectas… o garantiza altos precios en el sitio, evitando la competencia de productos similares producidos en otros países con ventajas competitivas (no hablo de la catástrofe que pueden ocasionar productos chinos, sino de artesanías provenientes de los países andinos).  Eso es posible, pero no hay garantía de continuidad, como ha sucedido en áreas semejantes.
Como no se trata de esparcir dudas, sino de conversar soluciones, paso a hacerlo, mirando como destinatarios a los generadores de las políticas turísticas, que, lamentablemente, no siempre han superado la visión burguesa del turismo.  Reivindicando la enorme riqueza cultural implícita en la actividad ancestral rescatada, la importancia de difundir los modos de producción en formaciones económico-sociales distintas a la actual, a las tejedoras de Gavidia y a las de otros lugares del Páramo, se les debe construir la “casa artesanal” que tanto anhelan, estableciendo allí el proceso tradicional de producir prendas de lana, sin modificaciones de ningún tipo.  Esta casa artesanal puede ser la reproducción de un ambiente andino y debe incluir servicios como venta de productos, restaurante con comidas de la zona, contacto con los ancianos sabios de la comunidad... Allí, en días y horarios determinados, recibirían visitas turísticas programadas, que pagarían por observar el testimonio viviente de procesos tecnológicos históricos… a esto se le llama museo dinámico, con cabida lógica en el concepto socialista de turismo.  En otro lugar, se establecería el taller de producir, con la tecnología indispensable para aliviar el trabajo, elevar la productividad y bajar los costos, de manera que el beneficio económico corresponda al esfuerzo humano y brinde la posibilidad de vivir dentro de los parámetros humanistas del socialismo.  Cuáles soluciones tecnológicas no agresivas (que siempre tengan presentes los extremos de la sustentabilidad ambiental) y en qué procesos, temas para otra conversación.  Igualmente, a solicitud podría extender hasta donde sea necesario lo planteado aquí.

¡Salud mis amigos!

 

domingo, 16 de noviembre de 2014




Introducción del libro de inminente aparición

"ERIGIDORES Vs ICONOCLÁSTAS. DILEMA DE LA ESTATUARIA EMERITENSE"

(Versión inicial)



La Historia es eso, Historia.
La paradoja es la normalidad en las sociedades desiguales.  La mayor y generadora, es la presente en la relación de propiedad y acceso a los medios de producción; a partir de allí, las incongruencias tienen infinitas expresiones en todas las instancias, hasta alcanzar verdaderas sutilezas en el comportamiento individual.  Según el punto de vista de las clases que imponen la ideología, en esas sociedades no existe sistematicidad en comportamientos sociales “elementales”, de mucha importancia para la convivencia social que, entre multitud de manifestaciones externas de “buena educación”, incluye el respeto por las formalidades del “culto a los monumentos” establecido.  Nada más ideológico, más necesario y establecido a la imagen y semejanza de las clases dominantes, que la selección de los hechos históricos y los personajes que deben perdurar en la conciencia de las sucesivas generaciones y, desde luego, suya es también la estética y características con que los monumentos históricos son edificados.  De estas decisiones se excluye al resto de la sociedad, por lo que no es lógico esperar un comportamiento ciudadano ejemplar de quienes se les ha negado el acceso a derechos básicos, y se les ha dado un lugar subsidiario en la historia que construyen las clases dominantes para intentar perpetua la dominación.
En América Latina, el Panteón de los héroes patrios fue una creación positivista, usada como instrumento en el proceso de unificación nacional, de erradicación de los regionalismos y localismos, indispensable para el establecimiento del modelo primario exportador que los países capitalistas desarrollados exigían.  A las naciones en proceso de unificación, logrado en oportunidades mediante cruentas y definitivas guerras civiles, había que dotarla de héroes nacionales, de prohombres nacionales, de referencias históricas nacionales, que contribuyesen a crear un sentimiento nacional, por encima de cualquier regionalismo y localismo.  Es decir, el estado liberal oligarca nació apoyado por un conjunto de héroes y prohombres propios, que comenzaron a ser representados en estatuas y otras manifestaciones artísticas, y cuya biografía y hechos sobresalientes fueron incorporados a todas las formas de educación y formación de los habitantes, a la manera de una religión ciudadana con referencias teológicas y manifestaciones de culto propias.   Hasta ese uso utilitario, intencionado, en provecho de las clases que dirigían el proceso de unificación nacional, llegó la acción de los héroes; desde el comienzo les fue podada y ocultada deliberadamente su capacidad de ejemplo, de lucha contra formas de opresión; pero también, se ocultó su actuación posterior a los procesos independentistas, cuando se adueñaron de las naciones liberadas y establecieron modelos oligárquicos de gobierno, contrarios a las expectativas que habían alimentado durante la lucha armada.  Desnudarlos de esa manera, les hubiese desacralizado y quitado el poder de actuar como arma de los positivistas en la construcción del Estado nacional.
Por lo temprano del reconocimiento de “su gloria”, Bolívar parece una excepción, pero no fue así.  José Antonio Páez, la misma persona que en las circunstancias políticas de representar a las clases que atentaban contra la unidad grancolombiana, sueño sublime del Libertador, lo enfrentó decididamente y no le permitió retornar a Venezuela por el temor de que estorbase a los propósitos secesionistas, comenzó a honrarlo con fervor una vez fallecido.  En 1833 solicitó al Congreso que se le rindiese honores al Libertador, solicitud que fue desoída olímpicamente; en 1842, durante su segunda presidencia, a sus instancias el Congreso Nacional decreta la repatriación de los restos de Bolívar, lo que se produjo ese mismo año con una fastuosidad barroca.  Pero era que en 1842 la crisis mundial afectaba el endeble sector exportador, propagándose por el país una crisis de cuyos graves efectos el partido liberal, organizado y con un medio de comunicación a su disposición, responsabilizaba al gobierno de Páez, muy expuesto además por la corrupción generalizada, proveniente de la identificación entre patrimonio público y el personal, característica de los gobernantes de la época caudillista ­–precapitalista–  latinoamericana.  El país estaba polarizado, y a pesar de que al comienzo de los treinta Páez había conjurado los alzamientos inspirados o justificados por el ideal bolivariano de unión grancolombiana, se podía prever amenazas de inminentes sediciones militares.  En este contexto político, Bolívar fue considerado como factor de unión y de atenuación de la polarización existente, y como tal fue usado.
 Después de Bolívar, comenzó el reconocimiento de quienes ocuparían el Panteón, materializado por Guzmán Blanco (1874), como parte de su intento de lograr la consolidación del estado liberal.  Durante sus gobiernos se levantaron numerosas estatuas y monumentos, incluyendo los de su propia figura; a los más representativos héroes y prohombres se les reservó un lugar en el Panteón Nacional, y a los otros se les dedicó cenotafios y estatuas que poblaron el territorio nacional.  Teniendo en cuenta méritos militares, intelectuales o religiosos, históricamente verificables, las clases dominantes van seleccionando a quiénes elevar a la estatuaria y propagar el culto a los monumentos.  En este acto se produce una identificación de clases indiscutible; más tarde, cuando comienzan a escoger a héroes reconocibles por las clases populares, lo hacen con figuras mediatizadas y desde el lugar subordinado que ocupaban en la historia que las mismas clases dominantes estaban escribiendo en ese momento.
Los gobernantes y clases sociales dominantes merideñas respondieron prestamente al primer llamado nacional de 1842 a honrar la memoria de Bolívar, sobrepasando las expectativas de la convocatoria, al proceder a erigir el primer monumento del mundo en honor al Libertador.  Este año y en el mismo decreto de repatriación de las cenizas, se acordó levantar un “modesto panteón que las contenga” (artículo 6º) y se decide que “La efigie del Libertador será colocada distinguidamente en los salones del Congreso y del Poder Ejecutivo, para que en todas ocasiones recuerde sus grandes merecimientos.” (artículo 7º)  Es decir, que hubo una previa decisión de erigir monumentos en honor a Bolívar, pero de ello sólo resultó el mausoleo encargado a Pietro Tenerani, terminado en 1851 e instalado en la catedral de Caracas en 1852, “magnífico”, sin duda, como fue calificado en el momento.
En los 172 años transcurridos desde 1842 hasta la actualidad, en Mérida han sido erigidos 145 monumentos, cifra total que significa un promedio 0,83 monumentos por año, es decir 2,5 monumentos cada tres años y un monumento por aproximadamente 1.750 habitantes… una proporción difícilmente hallable en otras ciudades, de lo que se sienten orgullosos muchos erigidores merideños.
Es este conjunto estatuario singular el que da origen a este trabajo, que tendrá una visión histórica particular al evadir la historia secuencial de su erección y la crónica inmediata, para presentar razones, entretelones y circunstancias, y enlazarlo con los propósitos de la ideología y la práctica política de las clases dominantes.  También obviaré expresamente el estudio de los artistas que crearon las estatuas y, en lo posible, su valoración estética, en el entendido de que los aspectos evitados están presentes en abundante bibliografía regional.

Los monumentos que contempla este estudio son los ubicados (o que estuvieron ubicados, porque incluye los desaparecidos por diferentes causas) en espacios de propiedad pública y uso público (calles, plazas, parques, hospitales, sedes de los poderes y oficinas de la administración pública); los albergados en dependencias de la Universidad de Los Andes y otros situados en espacios públicos restringidos (instalaciones militares) o en espacios particulares, siempre que hayan tenido una significación histórica importante para los merideños.  Un componente básico de este trabajo será la imagen de los monumentos, de los existentes y, de disponer de ellas, de los desaparecidos.  Casi todas las fotografías utilizadas son de mi autoría; las que no, serán convenientemente identificadas con los créditos correspondientes.
La satisfacción personal y el deseo de compartir conocimientos son, sin duda, motivaciones suficientes para este esfuerzo; no obstante, ojalá y supere estas expectativas y sirva para desmontar mitos, de los tantos que pululan alrededor de la estatuaria merideña.  También quisiera que sirviese para fines prácticos, como le de dar a los organismos o instituciones encargados de velar por el patrimonio artístico y cultural de los merideños, una visión del estado de conservación de la estatuaria, para que no por desconocimiento de causa dejen de actuar.  Es de advertir que se trata de un estudio militante, en el sentido de que enfocará el dilema de la estatuaria merideña desde la óptica de clases, posición muy frecuentemente objetada desde el arte y sus refugios teóricos.


En el título de la obra me permití dos transgresiones, una del idioma, otra del significado.  Así, uso la expresión “erigidores”, para denotar a quienes han erigido estatuas bajo los parámetros de clase aquí descritos; y el significado histórico de “iconoclastas”, lo extiendo hacia quienes de una u otra manera participan en el deterioro o destrucción de monumentos.



viernes, 17 de octubre de 2014


  
Cuando la FUGA es hacia la ciudad por humanizar


 Desde el despegue cuantitativo de la Universidad de Los Andes, pero cada vez más independiente de ella, Mérida ha albergado olas de propuestas artísticas, subsidiarias la mayoría, algunas de vanguardia.  Esta renovada presencia ha tenido como denominador común la intención de subvertir, así se haya negado expresamente el carácter político de algunas de ellas; los aportes coincidentes con la ideología merideña, los que podríamos englobar en la formalidad académica, han sido escasos y carentes de gravedad.  Los subversivos, no por ello hicieron mella en la espesa ideología del medio donde se desenvolvieron; es más, ni siquiera hubo la necesidad de ser anatemizados, salvo una singular excepción… es decir, fueron inofensivos.

Dejando al lado las características de las propuestas, su valor, contemporaneidad, intensidad, carácter insumiso… su transcurso por la ciudad apenas dejó huella.  Comprometieron a pocos, influyeron en menos, cambiaron a nadie; fueron de minorías para minorías, gozaron del regodeo proporcionado por hacer el bucle o morderse la cola.  Con la sorprendente tolerancia que otorga la dependencia económica, eran calificados de loquitos por el grueso de la sociedad, que les permitía hacer sin escandalizarse. 

Para la ciudad y sus habitantes se levantaron cines, museos, galerías, teatros… que sin cumplir el objetivo de llegar a la gente, fueron presa de sus propias contradicciones, de los amarres teóricos, del desarrollo tecnológico y de la evolución capitalista de la ciudad.  A la llegada de Chávez, todo era mengua, inopia y pasado evocado.

La situación comenzó a matizarse, sólo a eso.  Las estructuras culturales creadas según patrones burgueses, sobrevivieron, se mantuvieron; así, la explosión de los creadores reprimidos, del arte emergente, se contuvo de tal manera, que terminó siendo implosión…situación que vivimos sin solución de continuidad.  Lamentablemente, la farsa, la simulación y la mediocridad manifiesta ha prevalecido entre los encargados desde Caracas de administrar el cambio cultural en la región; la delegación se ha dado con criterios que escandalizarían al más imperturbable y la marmaja se vendió como oro.

De repente, en este túnel, colores comenzaron a centellear.  Arte y propósito, fundidos, comenzaron a cubrir muros de la ciudad o estructuras descoloridas hasta el momento; a extasiar, refiriéndonos a valores, a rescates necesarios o al simple juego de despertar sentimientos, de ayudarnos a sobrevivir en una ciudad que no acaba de revisarse por la imposición ideológica de añorar un pasado que nunca existió.  Es la obra de una FUGA que apenas comienza.












jueves, 2 de octubre de 2014

 

¡HONOR Y GLORIA A ROBERT SERRA!...

OTRA VÍCTIMA DEL FASCISMO OPOSITOR


 ROBERT, germinarás y muchos serán como tú.











ROBERT, tu ejemplo iluminará caminos


jueves, 25 de septiembre de 2014






De mi FEISBUC (III)





ELEFANTES ROSADOS (y GEOPARDOS VELOCES)





CONCURSO

¿Qué elefante rosado está plasmado en esta foto?
¿Cuánto lleva construyéndose? (en años)
¿Quiénes son los responsables?
¿Cuándo cree que se ponga al servicio del pueblo?

CONTESTE CORRÉCTAMENTE Y GANE autorizaciones oficiales para inspeccionar y denunciar irregularidades y majaderías sin que te agredan física y oralmente (me sucedió hace poco).





 

 OTRO CONCURSO

DESENMOCHILE EL GATO ENCERRADO EN ESTE ELEFANTE ROSADO EN FORMACIÓN...

Un megamovimiento de tierra, absurdo y con pinta de lavado, hasta que supimos que era una obra "oficial". Al parecer, el presupuesto para toda la obra se la comió el revoltijo de tierra y las "obras de arte" que es lo último que suele construirse.







  
¡AQUÍ SI QUE TORCIÓ LA PUERCA EL RABO!
Elefante rosado alimentado por varias circunstancias:
* Los criterios “non sanctos” de Farruco para escoger a sus colaboradores.
* Lo anterior podía llevar a falta de compromiso, pero sobre todo a ineptitud manifiesta.
Esta obra, terminada en casi todos los estados donde se inició, quedó abandonada y al criterio de la alcaldía opositora (quien siembra en tierra ajena, hasta la semilla pierde, dice el pueblo) que tampoco ha sido capaz de terminarla.
Fue mucho camisón pa´Petra y para el heredero de su cargo.







Detrás de este talud con un merecido homenaje a Freddy Yépez, vive un elefante que parece estar en mutación para dejar de serlo; se trata de una sede del INCES, cuya construcción parece haberse reactivado. ¡OJALÁ!




Categoría GUEPARDO.
Además del beneficio para las comunidades desde Don Perucho hasta Santa Catalina, es un nuevo destino turístico... sin trampa.


















Categoría GUEPARDO. 
Gimnasio de Paz... a millón
Categoría GUEPARDO.
Los relojes originales no estaban nada mal, pero el descuido y la falta de conciencia ciudadana terminaron por inutilizarlos.  Quizá lo que conviene sea una obra menos menos pretenciosa y mejor vigilada.







Brisas del Alba, de cuasi elefante rosado a guepardo




Debo aclarar que los ELEFANTES BLANCOS se extinguieron en la “cuarta” glaciación; y que los ROSADOS no se producen por generación espontánea, sino que deben ser paridos, amamantados, dotados de cariño…
 

El "medio elefante" de la foto no es sino un ejemplo de reducidas dimensiones de la manada que nació a la sombra del gobierno regional anterior, cuando los contratistas improvisados se abalanzaron sobre el presupuesto de las obras públicas y “agotaron” los recursos en las primeras etapas de la construcción. 
 

Librados del gobernador Malandro II y su corte de constructores, el nuevo debió enfrentarse a la realidad de las obras comenzadas y dejadas sin recursos… Se investigó, se supo detalles de los estropicios, pero ni un juicio y, menos, ningún preso.  ¡Esa es la pega!

En cinco meses debió construirse este edificio, según reza el cartel, y pronto cumplirá 5... pero años.










De mi FEISBUC (II)



DENUNCIAS PERTINENTES



¿A quién le corresponde cuidar nuestro ambiente? 

Muy cerca de Mérida, un trapiche es alimentado con llantas de automóvil, con las consecuencias que de ello se originan





Sopesando los pro y contra de los "bombillos ahorradores", el gobierno nacional optó por la alternativa de la tecnología "led"; pero, mientras tanto, debemos enfrentar la irresponsabilidad del desecho de los "ahorradores", con el riesgo ambiental que eso significa.

 










  
Estas ruinas de trapiche debieron ser catalogadas como patrimonio histórico-cultural de la ciudad, pero se las comió la marabunta del urbanismo salvaje practicado por la oligarquía merideña en cunchupancia con los alcaldes indolentes. Es otra muestra de la desidia que ha caracterizado el "gabinete" de cultura del estado (claro que hay valiosas excepciones) que llegaron allí por senderos tortuosos.
(Puede que arrinconado por los edificios de El Rodeo quede algo... a conservarlo se comprometieron cuando les dieron permisos para apelotonar a familias merideñas.)


 















Al día siguiente de la elaboración de este mural, los fachos le habían metido sus sucias manos. 
Les ESCUECE Chávez. Les atormenta su paupérrimo espíritu.  Procuran venganza con actos abyectos.  Creen que con la ignominia van a borrar su memoria del corazón del pueblo. ¡Chávez somos todos!




 CUANDO HAY SANTO NUEVO (Fuente de la Vuelta) LOS VIEJOS SON RECLUIDOS EN LA SACRISTÍA (Fuentes de Glorias Patria)
¡CALAMIDAD!
Un CHORRITO es el que está “operativo” en la fuente del lado Oeste del Parque Glorias Patria.
El SONIDO, metido en unas inverosímiles “piedras” artificiales, fue SAQUEADO tiempo ha.
El “juego de LUCES” está fuera de servicio, por el ROBO de parte de las lámparas: en la fuente del Este, se han robado 7 (SIETE) lámparas y en la del Oeste, 5 (CINCO). Se trata de lámparas impermeabilizadas, que no deben ser baratas.
Eso sí, aún no se han levantado las bombas ni los cables… ¡pero no deben tardar! A PESAR DE ESTAR A MENOS DE CIEN METROS DE LA SEDE CENTRAL DE LA POLICÍA DEL ESTADO.
Tampoco están muy sucias, pues periódicamente son limpiadas, como lo hacen con todo el parque, que es "embellecido" cada poco, sacando de raíz plantas con larga vida, para ser reemplazadas por nuevas, traídas del vivero mágico.

RESUMEN:
NO SE ES COHERENTE NI CON EL TIPO DE TURISMO MEDIATIZADO QUE PRACTICA CORMETUR




Cuando la CORRUPCIÓN se cuela en las obras del gobierno.

En las adyacencias del Parque Glorias Patria se ha escenificado una venta de productos alimenticios (carne de res y pollo) a precios solidarios, que lamentablemente ha estado acompañada de situaciones irregulares, que resumiré.

El "funcionario" encargado del operativo actuaba como un empresario dueño de la carne y su destino.  La falta de información era absoluta (sólo exhibía el precio de la carne) y mentía descaradamente sobre el origen de la carne y el organismo patrocinante.  Al reclamarle que estaba vendiendo por cajas a dueños de lujosas camionetas la carne que estaba destinada a ser vendida por kilos al pueblo, me agredió verbal y físicamente y amenazó con irse y "dejar de vender su carne" a la gente.

Denuncié el atropello y el acto de corrupción en la policía; se levantó un expediente que pusieron en manos del Director de Desarrollo Social de la Gobernación, el clandestino patrocinante de la venta de carne, pero todo llegó hasta allí... el funcionario corrupto y agresor parece gozar de la protección oficial.

El fin de semana siguiente continuó la venta y se identificó con un pendón el organismo patrocinante, identificación que duró sólo un día.

Hoy, 25 de septiembre, la venta continuó bajo nueva identificación: PLAN DE ABSTECIMIENTO SEGURO.  Por la tarde, cuando visité el sitio, no estaba el corrupto agresor y todo marchaba muy bien en manos de tres diligentes mujeres.

No es que se deba armar alharaca con operativos de esta naturaleza, pero los consumidores beneficiados deben por lo menos enterarse del organismo que los beneficia.