martes, 9 de febrero de 2016





¿ 
QUÉ HAY DETRÁS DEL

DOLCE FAR NIENTE

DE LA DIRECCIÓN DEL PSUV
 ?



¿Rial? ¿poder? ¿figuración? ¿reconocimiento? ¿asegurar cargo? ¿mala fe? ¿desidia? ¿bobera? ¿supervivencia? ¿apoyo mutuo? ¿desubicación?…  ¿Qué es lo que está detrás del empeño de funcionarios del PSUV con el culo mayor que las calzas, como decía mi nona Julia, de mantenerse en un cargo?  Y peor, ¿qué es lo que lleva a una estructura de partido a mantener a inútiles totales en cargos clave a pesar de que causan daño irreparable a los objetivos de la organización y al pueblo?  ¿Cómo explicar la complicidad y el espíritu de cuerpo de una institución responsable del destino político de un estado?  ¿Por qué no escarmientan y salen del agujero donde están metidos?  ¿Qué esperan?  ¿En verdad son un atajo de maulas? ¿Están construyendo frases lapidarias como las de Nerón, Luis XV, la sultana Aixa o Fidel, por no citar el we will come back del criminal Rómulo?  ¿Dónde se meterán –de no tener “ahorros” suficientes– cuando señoree el fascismo? ¿Están hipnotizados?  ¿Sufrieron alguna lesión nerviosa en el cerebro? ¿Es posible tanta idiotez?  ¿Realmente el poder atolondra tanto? 
Por ahora sólo pregunto e invito a mis amigos a reflexionar sobre esta rifa que nos sacamos en Mérida, para después emitir juicios.  We will come back.

 

domingo, 7 de febrero de 2016



 

 

EL REFINADO 1x10

NO SUSTITUYE ENCUESTA RAMPLONA





No hay nada más descorazonador que terminar afirmando “lo advertí”, “te lo dije”, porque eso resume un fracaso histórico que nos afecta a todos, pero el 28 de septiembre de 2015 escribí “Si fuese gobierno en Mérida encargaría una encuesta… y obraría en consecuencia” (http://frontinoso2.blogspot.com/2015/09/si-fuese-gobierno-en-merida-encargaria.html) sobre la obnubilación que sufre el poder para percibir la realidad verdadera, su explicación y consecuencias, a lo que ahora puedo agregar el remplazo de métodos de medición estadísticos comprobados, por otros defectuosos.  Y fue que la valoración social de la acción de gobierno y su proyección en la intención de voto se confió al 1x10, procedimiento que nació con plomo en las alas.
En esencia, el 1x10 está cercano a la perfección, y Chávez fue un genio.  En las entrañas de la comunidad, con el conocimiento que me da la cercanía familiar y social inmediata, el intercambio diario y luchas comunes, quien tenga un leve ascendente en el grupo conforma una lista de 10 personas que nos comprometemos a acudir a votar; esa lista se envía a un organismo de seguimiento, que elabora el panorama de la situación electoral de las unidades territoriales escogidas, y así, hasta una visión nacional pluscuamperfecta.  Pero esa excelencia fue menoscabada desde el comienzo por la sordidez propia de la organización partidista, que la convirtió en otra manifestación patrañera de poder.
Cuando se inició el 1x10 se repartieron planillas a granel y se solicitó llenarlas por obligación a empleados públicos, consejos comunales y bichos de uña.  Resultado, el relajo total: listas planas, inscripción de personas sin ser consultadas ni mostrar conformidad, residentes de otras comunidades, inclusión de la misma persona en varias listas… y todos quedaron bien, todos demostraron su condición de militantes disciplinados y se confirmó la fortaleza y eficiencia del partido.  Los posibles errores de procedimiento no importaban, porque las planillas se reorganizarían territorialmente y se cruzarían los datos para depurarlas… jejejé.  En las oportunidades sucesivas se organizó territorialmente y se exoneró a los empleados públicos de la obligación de llenarlas, pero se recurrió a planillas no actualizadas, y el afán de muchos por cumplir y demostralo, llevó a que utilizaran los datos dados en simulacros y reuniones, para incluirte en varias planillas, "sólo para recordarte acudir a votar", porque para cuantificación de posibles votantes los datos se cruzarían y se depurarían.  Otra vez, Jejejé. 
Sobre los datos “exactos” del 1x10, las “salas situacionales” apuntalaron el triunfalismo prevaleciente durante la campaña electoral, prescindiendo de las encuestas (¿qué fue de la vida de GISXXI?) recurso que sí supo utilizar la oposición.  Tengo mediciones que anticiparon exactamente los resultados, pero que eran puestas en duda por los mismos opositores, dado que los desconcertaba el exagerado optimismo del gobierno.

Difícil que en mis escritos apele a la anécdota, pero hoy no resisto recurrir a dos vivencias relacionadas con lo que acabo de exponer.  Pocos días antes del 6D me encontré con un amigo siempre enterado de los intríngulis del poder, y ante mi pesimismo sobre los resultados, me hizo un análisis perfecto del triunfo seguro, estado por estado y, en Mérida, circuito por circuito, razonamiento fundamentado esencialmente en los datos del 1x10 que recibían las salas situacionales.  No me convenció del todo, pero hasta repetí su análisis.  La otra: la tarde del 5 de diciembre me llamó un dirigente (en serio, dirigente) del partido para que le diera mis datos, los de mi familia y conocidos para elaborar un 1x10.  Le manifesté que ya estábamos incluidos en uno y yo quizá en dos por lo que le expliqué, pero insistía diciéndome que no importaba, porque era para llamarnos por teléfono para recordarnos votar y saber si lo habíamos hecho.  De nuevo le expliqué que en mi zona ya estábamos preparados, que no necesitábamos ese esfuerzo del partido para cumplir con lo obvio… me dejó a regañadientes con el único dato que le proporcioné, el teléfono de un vecino a quien prometió llamar.

Y  porque arriba toqué de refilón, aprovecho para exponer otro autoengaño que entorpece la percepción de la intención de voto, la coacción oficial a asistir a concentraciones y marchas.  Empleados públicos y beneficiarios de ciertos programas gubernamentales, son constreñidos a acudir a esos actos, controlados por caporales que, lista en mano, comprueban la asistencia.  Nada de convencimiento político y formación doctrinaria, sino coacción pura y simple, que en muchos casos provoca resquemor y contrariedad, y que no reflejan la intención de voto.  Y el colmo, en casos de concentraciones importantes, con aportes humanos del interior del estado, los así traídos se desparraman por bares y licorerías, perdiéndose hasta el esfuerzo económico para trasladarlos.
Amigos, nos seguimos viendo aquí, porque no está pasando nada, sólo nos está llevando mandinga y media revolución debe estar disfrutando las actividades de carnaval.



 
AYUDA A DIFUNDIR ESTE ESCRITO


PON EL ENLACE EN TU TUITER

COMPÁRTELO EN TU FEISBUC

INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG

viernes, 5 de febrero de 2016

No pasa nada...



NO PASA NADA, SÓLO NOS ESTÁ LLEVANDO MANDINGA


Me paseo por los “portales” donde “la izquierda” viene expresándose desde que Chávez nos entronizó semidioses destinados a criticar a diestra y siniestra, sin tener que asumir responsabilidad y, aún mejor, sin la obligación de arrejuntar teoría y praxis.  ¡El Olimpo se quedó pendejo! Es un espacio virtual bizarro (en la acepción “bizarra” que no se consigue en el DRAE) donde se dan todos los resabios mitológicos griegos y de no se cuántas sagas más.  Pero no es de los revolcones de los dioses, semidioses y humanos iniciados, origen de nuestra prosapia de críticos, de lo que quiero escribir, así como tampoco de la añoranza que provoca Antiescuálidos.com  Sólo quiero destacar una característica que traspasa mi percepción profesional de historiador, la intemporalidad presente en esos portales.

A no ser que apele a teorías del tiempo que niegan la forma de atribuir objetivamente un orden específico a lo que acontece, o al convencimiento del presente engañoso y la completa ilusión que es el paso del tiempo, la intemporalidad a que me refiero es mortal.  Hoy, presente, un día de febrero de 2016, en esos portales se está escribiendo exactamente lo mismitico que ayer, pasado, un día de noviembre de 2005, como si no hubiese “ocurrido” el 6 de diciembre.  Los críticos matavotos con intención (no creo en la inocencia de los intelectuales), lo siguen haciendo con fervor, sin apenas cambiar de argumentos; los críticos cortesanos, aupando la novedad como innovación; los que siempre han meado fuera del pote, empapando los entornos; y así, salvo las excepciones de los maravillosos que confirman la intemporalidad.


Se dirá que ese trance es virtual y como tal con influencia muy acotada; pero no, si bajamos a la realidad, la situación es horripilante.  La intemporalidad se manifiesta en el comportamiento semejante de los mismos funcionarios y dirigentes, que mantienen con esmero los canales de desagüe de votos, como si fuese la misión de sus vidas.  El 6 de diciembre sucedió, pero el siete ya estaba cayendo en el olvido, hasta ocupar ahora el cajón de la amnesia total, pero no volverán, Chávez vive la Patria sigue, rodilla en tierra, con el morral al hombro, lealtad ante todo, unión cívico-militar...
Y es que para esa fauna el tiempo ni siquiera avanza, sino que va de lado o retrocede, y pronto estarán sumidos en los nichos de orfandad, de desesperanza, de inutilidad, que nos tocó vivir a la izquierda durante las dos últimas décadas del puntofijismo; pronto y para siempre, o por lo menos durante los próximos doscientos años, cuando vuelva a despertar Bolívar… entonces, todos calvos.
¿Qué decirles? Probemos con ¡apártense!, permitan que los desesperados asalten gobierno y partido, no nos arrastren a ese averno que tienen bien merecido.  Recuerden, la historia será implacable y el pueblo escupirá sobre sus cenizas.


AYUDA A DIFUNDIR ESTE ESCRITO



PON EL ENLACE EN TU TUITER

COMPÁRTELO EN TU FEISBUC

INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG

viernes, 29 de enero de 2016






¡VIVA LA REVOLUCIÓN!
¡BASTA DE ANGUSTIA!
¡TENÍA QUE SUCEDER!

EL GOBIERNO Y EL PSUV-MÉRIDA
SE PUSIERON LAS PILAS

El domingo 24 fue excepcional.  No habíamos visto tanto entusiasmo arrancando de raíz la congoja que nos invadió el 6-D, tanta decisión de no perder la Patria y revertir la derrota, tanto convencimiento de que la Revolución Bolivariana no es un paréntesis en la adversa historia de nuestro país, tanta comprensión de las enseñanzas de Chávez, tanta respuesta a los plazos y planes de la oligarquía, que en Mérida está como pilón de café.
Hubo movilización total.  Asamblea de ciudadanos en todos los consejos comunales, con presencia de dirigentes del partido y funcionarios de la gobernación, entes profundamente reestructurados, que fueron con una humildad sorprendente a depositar en el pueblo las decisiones sobre las más urgentes acciones políticas y de gobierno para comenzar a recuperar lo perdido.  La semana anterior se había trabajado duro, y el paquete de medidas dictaminadas por el pueblo le dará un cariz completamente distinto a la acción de dirigir y gobernar.
Por otra parte, los consejos comunales han estado en efervescencia; en proceso de actualización unos, relevando los voceros figurines, completando las vocerías, sobre todo en las áreas que el momento obliga: comunicación, movilización urgente, milicias y defensa comunal, formación política…  Desde estos consejos comunales se ha apoyado exitosamente a las patrullas de jóvenes egresados de lo cursos de doctrina del partido y de varias misiones, como Sucre y Ribas,  y de ministerios –destaca la participación del MPPP la Cultura, que están haciendo un casa por casa verdadero, sin campaneros, explicando la pérdida para el pueblo que significa la vuelta de la oligarquía al gobierno nacional, y trasmitiendo las consignas que deben prevalecer en la opinión social esta semana.
En el ámbito de la comunicación, propaganda y agitación es donde se notan cambios más radicales.  Desde esta comisión se coordina la estructura reticular encargada de saturar el ámbito del espacio mediático del estado; allí se elaboran los generadores de opinión social del momento, aprovechando todas las coyunturas políticas, trasmitiendo la información imprescindible para mantener los objetivos de la información y desmontando las matrices de opinión de la oposición y el imperio.  Ya se ha percibido la eficacia de este trabajo, que no desperdicia ninguno de los canales de difusión, coordinándolos a todos.  Las radios y televisoras comunitarias y alternativas han aumentado increíblemente la audiencia, pues la programación se anuncia a través de los voceros de comunicación de los concejos comunales, y se ha procurado que salgan de los estudios para ir a trasmitir con la gente.  La programación de esos medios ha sido renovada, y la mejor elaborada se comparte; el apoyo mutuo ha llevado a producir más y mejor, con menor esfuerzo y con la dinámica que exige las necesidades de información del momento.  La participación en las redes sociales se convirtió en una acto de militancia efectiva, organizada en estructuras que permiten seguir directrices y enfocar la información común saturadora, reproduciéndola lo más ampliamente posible.
Las mismas consignas generadoras del momento cubren los muros de la ciudad, usados con sistematicidad y coherencia, impulsándolos como uno de los medios de comunicación más exitosos.  Curiosamente es aquí donde se nota más el enfrentamiento con la oposición, pero es grande la ventaja en cuanto a la desaparición o transformación de los mensajes que esta genera.  Es decir, en muros de las ciudades del estado también prevalece la opinión de la Revolución.  Y no hay vehículo perteneciente a chavista, que no lleve la calcomanía con el mensaje prevaleciente.
¡Y lo que viene! La semana próxima, con la intervención de los consejos comunales, llegará a todos los hogares el tan esperado periódico editado según las necesidades de comunicación del pueblo, que recoge y contrasta su visión del socialismo y el poder, donde expresa sus necesidades y donde vuelve a encontrarse con la estrategia comunicacional de todo el estado.  Fue difícil, pues hubo de imponerse sobre la corta visión del periodista, la del comunicador social, y sobre la visión propagandística de organismos del estado, la de información integral.








Pensaba continuar con las inesperadas respuestas locales a las grandes líneas de la Venezuela productiva, muestra de que Chávez no aró en el mar, pero en mi altillo remitió un poco el calor de este verano niñero, y desperté del sueño sofocado en que había caído.



AYUDA A DIFUNDIR ESTE ESCRITO

PON EL ENLACE EN TU TUITER
COMPÁRTELO EN TU FEISBUC
INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG
 

martes, 5 de enero de 2016




DESDE LOS ESCOMBROS DEL TERREMOTO

Admiro a quienes la catástrofe electoral no les afectó la lucidez ni las ganas de expresar sus pareceres inmediatamente después de ocurrida.  No me cuento entre esos dichosos y aún hoy, a un mes del terremoto, los estremecimientos me acogotan.  Es deprimente haber acertado predicciones calamitosas, sin el mérito del análisis difícil, sino elaboradas con las obviedades de la forma obtusa de gobernar y de dirigir el proceso revolucionario, augurios expresados en medios de corto alcance y despreciadas o ignoradas palmariamente por quienes tendrían que haber estado atentos a la crítica para enrumbar sus acciones.  Es pésima la sensación de haber fingido optimismo al mismo tiempo de que se expresaba la catástrofe en ciernes, actitud explicada por convencimiento de no esparcir desencanto y alejar a gente de la necesidad de votar, como se tradujo la acción de aporrea.org de minar el proceso en beneficio sectario.



Pasada la vaguada, admiro también la capacidad para apartar la seriedad y la reflexión y acudir a las redes sociales a decantarse mediante “memes” y frases hechas, elaboradas en serie para remplazar la necesaria reflexión profunda, la expresión seria de la inconformidad y la acción para presionar el cambio radical de comportamiento de quienes a todas luces son los principales responsables de la derrota.  Y es que mi admiración llega al cenit, por estos, que no sólo no están aturdidos, sino que actúan como si no hubiese pasado nada y no fuesen los protagonistas de la desgracia sobrevenida.  Ni un golpecito de pecho, una mirada esquiva o un propósito de enmienda, sino impávidos, como muertitos, en la misma inercia que condujo a la calamidad, en el mismo barranco, dispuestos a perder lo que queda, que aún es lo fundamental.  Y la tuvieron fácil, pues heredamos de Chávez un plan de largo alcance, raigambre profunda en el humanismo y la historia, transformador de realidades y constructor del único futuro que salvará a la humanidad de un cataclismo universal, el Plan de la Patria, que al dejar de ser un permanente reto de los revolucionarios y convertirlo en monumento para burócratas, se petrificó.
Es necesario analizar lo que se debe evitar repetir, tanto medidas políticas del partido como acciones de gobierno, porque el camino que nos condujo a esta derrota está empedrado de garrafales errores políticos y gubernativos; y lo que debe cambiar radicalmente, porque la falta de coherencia entre la doctrina revolucionaria y la manera de gobernar es fatal a la hora de tener que caer en la trampa electoral burguesa.  Por otra parte, el tiempo exige aclarar los comportamientos que debamos tener frente a la oposición envalentonada por el triunfo en las elecciones legislativas, que no pueden ser la indolencia con que dejamos pasar y hacer a las instituciones opositoras más inmediatas, y la complicidad con el poder económico que se enriqueció a nuestra vera mientras no dejaba de conspirar contra el gobierno bolivariano.
Dispuesto a aportar a esa reflexión necesaria, emprenderé una serie de escritos motivadores.  Comenzaré por la crítica al uso del 1x10 como sustituto de las encuestas profesionales, dado que este mecanismo de control partidario nació con taras políticas castrantes.  Mis amigos, nos veremos pronto en ese intento, y como forma de participación propongo un grupo de Feisbuc cerrado y arbitrado para evitar dispersión, y que podría denominarse “Propuestas para retornar a Chávez”.  Las opiniones emitidas serían compiladas y sistematizadas semanal o quincenalmente, dándoseles la difusión que mejor podamos diseñar.



AYUDA A DIFUNDIR ESTE ESCRITO

PON EL ENLACE EN TU TUITER
COMPÁRTELO EN TU FEISBUC
INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG


viernes, 18 de diciembre de 2015




SOLICITUD OFICIAL DE MÉRIDA ANTE CARACAS:

NO MÁS PUBLICIDAD GUBERNAMENTAL EN MEDIOS PRIVADOS




                        
En el mero centro del fracaso electoral merideño estuvo la absurda política comunicacional coyuntural, que no hizo mella a la oscurana comunicacional que se viene viviendo desde el 15 de abril de 2013, sin contar que antes no era muy luminosa la situación.  Se manejó una propaganda electoral sin contenido doctrinario ni estético, incapaz de emitir mensaje, colocada en el vacío urbano o expresada en los medios archienemigos de la Revolución, despreciando el trabajo con las uñas de medios y comunicadores populares conscientes y pacientes de la guerra económica a que está sometido el pueblo.  Cambia esta apreciación un poco en cuanto a la propaganda radial, pautada desde Caracas para los medios privados, o producto de un esfuerzo sin mayor recompensa de los medios comunitarios.
Pica y se extiende la dejadez de la acción (¡!) comunicacional en Mérida, los extremos de inoperancia y las situaciones absurdas que se han producido, así como la falta de liderazgo y de conocimiento en ese ámbito.  Relevante es la incapacidad (o la falta de interés por hacerlo) para crear un periódico de esencia popular, habiéndose dispuesto de recursos de sobra, pero en este escrito planearé algo que no se sabe si es la causa o el efecto de esa absurda ausencia.

La conexión existente entre información y propaganda oficial y medios opositores privados, es inexplicable por la vía del pensamiento lógico y revolucionario, lo que nos lleva a buscar aclaraciones en otras instancias de la práctica del poder.  Esta práctica infeliz, además de obrar como bumerang y mantener los medios para que mejor le muerdan el hígado a la Revolución, impide la creación o fortalecimiento de los medios comunitarios, que han tenido que actuar como mendigos, detrás de las sobras del presupuesto dedicado a financiar los medios privados.
La calamidad que ha significado la práctica enunciada se planteo descarnadamente en una reunión el pasado martes 15, que convocara el Coordinador Estadal de APC PSUV Mérida y un periodista del PSUV Mérida, para “propuestas relacionadas con el fortalecimiento del Gobierno, el Partido, la economía y la comunicación”, con destino a una reunión convocada en Caracas.  La premura llevó a sintetizar la propuesta de esta manera:
Que se PROHIBA la publicación de información paga (publicidad) y propaganda en los medios privados opositores.
Que se dirija parte de los recursos destinados a las necesidades oficiales de información paga (publicidad) y propaganda hacia los medios alternativos y comunitarios revolucionarios, según un estudio urgente del funcionamiento de estos, su alcance, compromiso político y otros criterios que se estime necesario.
Y otra parte de los recursos, se dirija a la creación y funcionamiento de periódicos populares, según criterios que las comisiones de propaganda, comunicación y agitación de cada estado determinen.
Que se atienda con urgencia todas las solicitudes que los medios comunitarios y alternativos vienen haciendo, en cuanto a su equipamiento, modernización, emisión desde las cableras, etc. previa evaluación de su actuación.
Revertir a las comunidades los medios comunitarios que han sido objeto de apropiación privada.

No hubo en la reunión opinión contraria a esta necesidad, por lo que se convirtió en una posición oficial de Mérida ante los niveles superiores del Gobierno y del PSUV encargados del urgente diseño de una política comunicacional revolucionaria, capaz de enfrentar la arremetida de la derecha fascista.  No tenemos información de la acogida de la propuesta en esos niveles superiores, pero esperamos que haya prevalecido la lógica revolucionaria y se haya adoptado como medida nacional.
La reunión en cuestión, donde destacó la cordialidad y la aceptación de las críticas que se le hicieron al funcionamiento de la comisión de agitación, propaganda y comunicación del PSUV Mérida, también acogió la propuesta de “Crear con urgencia nuevas formas de organización de las comisiones de APC, para retomar la iniciativa comunicacional en el estado y cumplir con las demás tareas que la urgencia del momento impone”.  Ante esto, manifesté la absoluta disposición de convertir la permanente crítica que he expresado siempre, en trabajo creador de una nueva realidad comunicacional en el estado.
Lamentablemente no dispongo de las demás propuestas de los  asistentes a la reunión, pero les aseguro que nada de lo que suceda en este ámbito dejará de ser publicado en este medio.



PON EL ENLACE EN TU TUITER
COMPÁRTELO EN TU FEISBUC
INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG

sábado, 12 de diciembre de 2015


MÉRIDA, LA CIUDAD VENEZOLANA CON MÁS FASCISTAS POR METRO CUADRADO


Mural de Chávez atacado el 11-12 por fascistas de los alrededores del INCES


Mérida rezuma fascismo.  Su cuna ha sido el seno de las clases dominantes y de sectores medios –de medios hacia bien abajo–, amamantados con la “ideología merideña”.  Siempre han existido, pero desde 1999 han crecido exponencialmente, a causa de que sintieron –les hicieron sentir– el peligro de destrucción de su ideología y privilegios, algunos existentes sólo en anhelos incumplidos, en la marusa de maíz amarrada a la trompa para hacer llevar la carga, contentas, hasta a las mulas más propensas a encabritarse.
No es el momento de tipificar la “ideología merideña”, porque ese acopio ideológico singular ha sido uno de mis objetivos como historiador.  No obstante, hay que recordar que viene formándose desde la invasión española y que se sustenta en una rígida jerarquía con posiciones determinadas por el racismo y la exclusión, con un ensalzamiento del trabajo ajeno, apuntalado con la resignación cristiana.  La iglesia fue siempre el generador más importante de esa ideología, papel que pasó a compartir con una de sus creaciones, la universidad escolástica, que agregó otro tipo de méritos al mantenimiento de la esclerosada sociedad.  A su servicio también ha tenido a historiadores, literatos y “científicos sociales”, creadores de mitos y vapores teóricos tramposos.  Con ese paquete ideológico cuadran la cabeza de los merideños, influencia que no perdona ni a quienes en la historia de Mérida tendrían que haberlo por lo menos amenazado.  Y para mayor fatalidad, ha signado el comportamiento de la mayor parte de los dirigentes revolucionarios chavistas, de 1999 acá, lo que se puede demostrar con la “manera de gobernar”, tan semejante a la de la derecha histórica, hasta el punto de que a los electores les da lo mismo votar por unos o por otros.  Las posiciones doctrinarias antagónicas no se han esgrimido contra esa ideología, y menos se ha planteado la lucha de clases como mecanismo de cambio adecuado para este tipo de sociedades.
El pensamiento fascista siempre ha sido un componente importante en esa ideología y se ha puesto en evidencia cuando es necesario; por ejemplo, es innegable la empatía que sintieron las clases dominantes merideñas por Mussolini y por la causa del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.
Pero los comportamientos fascistas son más recientes, y surgieron cuando hizo falta amedrentar.  Una sociedad conservadora, pasiva ante los cambios y con una adaptabilidad política excepcional, capaz de apoyar indistintamente a dictaduras y democracias sin parpadear socialmente, no tenía por qué generar comportamientos fascistas.  Durante la insurgencia de los sesenta, que implicó sobre todo a estudiantes “forasteros”, surgió la primera organización fascistas de choque, la “mano negra”, cuyos integrantes se limitaban casi a los hijos de la burguesía merideña y cuyos objetivos sólo alcanzaban a la competencia por prebendas y espacios políticos universitarios; no hacía falta para poner orden en otros ámbitos, porque los cuerpos policiales se encargaban de las verdaderas tareas de represión y escarmiento.
Llover sobre mojado sería hablar de la erupción fascista durante los gobiernos bolivarianos, cuyo pináculo fueron las “guarimbas”, pero que tiene permanentes manifestaciones, una de las cuales es la expresión de ODIO a Chávez, de las que he reseñado algunas en Historia para Fundamentar.  El “zambo” les removió neuronas, fibras y asaduras, les envenenó el tuétano de sus espíritus, y de eso sólo puede emanar fiereza y regurgitación del odio que ha dominado las lastimosas vidas de los burgueses merideños y de esos, más que alienados, idiotizados sectores sociales que se hacen llamar clase media, cuya caracterización tampoco viene a cuenta hoy.
Estúpidos de toda estupidez, atacan a un personaje que sus hijos y nietos tendrán que estudiar, porque es el más importante de los venezolanos de los siglo XX y XXI.  Sucedió con los partidarios de Páez contra Bolívar, y no olvidemos que Mérida siempre ha sido una ciudad paecista, cuyo bolivarianismo es sólo un cuento de camino.

Mural de Chávez atacado en el 2014







  COLOCA EL ENLACE EN TU TUITER

COMPÁRTELO EN TU FEISBUC

INCLÚYELO EN TU PÁGINA O BLOG

viernes, 11 de diciembre de 2015



De los desahucios del alcalde Garcioso,
o cuento corto con espejo gratis



–Tun tun.
–¿Quién es?
–De parte del alcalde Garcioso.
–¿Y qué quiere el señor alcalde?
–Cobrar la renta.
–¿Renta de qué?
–De los tres metros cuadrados que vienes disfrutando, y no pagas desde…
–Creo que se equivocó porque yo los compre cuando me mudé para estas oscuranas.
–Pero es que esa compra no era para toda la muerte, y se venció; estamos revisando la caducidad de todos los títulos de propiedad.  Si quieres seguir tranquilo, comience a cancelar un módico alquiler anual.

–Pero es que yo dejé todo allá arriba y otros se lo rumbearon… eso sí me aseguré de pagar este condominio.
–Lo entiendo, lo entiendo, pero necesitamos sus tres metros para revenderlos y fortalecer los bolsillos municipales; además, usted sabe que construir otra urbanización de estas es muy costoso ­–y esa vaina que llaman Gran Misión Vivienda también está en pico´e zamuro.  Además, tengo demandas de otro tipo, más rentables… esa torre de antenas de celdas de celular paga mucho y puntual.  En definitiva, este camposanto está repleto y la demanda va a aumentar.
–¿Aumentar?
­–Sí.  Hay que acabar con ese antro de cubanos llamado Barrio Adentro y sus ramificaciones, y eso va a hacer que muchos adelanten el viaje a estos parajes.
–Ni idea de qué se trata, porque estoy aquí desde hace como dos décadas y me vine por una piche diarrea que no me atendieron en el HULA.
–Bueno, dejemos la cháchara y dígame si va por pagar o no.
–¿Y si no, qué?
–Bueno, casi nada.  Recogeremos sus lindos resticos y los echamos en una común.  De gratis… o bueno, esa urna que no ha terminado de oxidarse, las pagan bien en la fundición y con eso cancelamos los gastos que ocasione su mudanza.
–Pero…
–No se queje, tiene sus ventajas.  Por ejemplo, en la común no diferenciamos edad ni sexo, y sus resticos pueden quedar muy bien acompañados para toda la eternidad… ¡imagínese nomas!
–Pero es que un piso más abajo está mi esposa, y soy un marido fiel.  Esa se vino adelante porque era diabética y le amputaron una pierna, y como también tenía cataratas, no vio un barranco y se fue a botes.
–¡Ah! Mucho mejor, quién quita que en lugar de separarlos una placa de cemento queden sus huesitos bien revueltos para seguir gozando para siempre.
–Pero mire señor alcalde Garcioso, yo no quiero…
–¡O paga o quiere!  Y que sea rápido porque aquí tengo ya los esbirros de muertos de hambre.
–¡Tres divinas personas!  ¡Niño de la Cuchilla!  ¡San Benito bendito!  Aflójale el corazón al alcalde Garcioso…
–¡Fuera!  El del corazón era otro, y lo morimos.